Errejón, contra Iglesias: cree que la confluencia con IU no ha funcionado

Míriam Muro

"Es difícilmente contestable, con las cifras en la mano, que, en este caso dos mas dos no han sumado cuatro", ha asegurado.

Míriam Muro | 2016-06-29

"Me presentaría otra vez con Izquierda Unida, lo he dicho de manera muy clara": así defendía este martes Pablo Iglesias su alianza con el partido de Alberto Garzón. El líder de Podemos se mostraba convencido de que habían "actuado correctamente" y añadía que de no ser por Unidos Podemos "a lo mejor el resultado ahora sería peor".

Pero no todos en Podemos están de acuerdo con esta afirmación. Este miércoles, su número dos, Íñigo Errejón, ha discrepado de su líder asegurando que "en este caso dos más dos no han sumado cuatro" y que habrá que "evaluar" la continuidad de este proyecto.

Iglesias pidió prudencia

Con estas declaraciones, el número dos de Podemos ha hecho oídos sordos a la petición de "prudencia" que realizaba este martes Iglesias. En un intento de frenar un nuevo episodio de guerra interna en el partido morado, el líder morado avisaba de que "hay que ser lo suficientemente responsables para no regalar a los adversarios políticos ciertos relatos y discursos".

Tras esta advertencia del líder de Podemos, parecía que las aguas se iban a calmar en la formación, pero no ha sido así. El número dos y secretario Político del partido, en una entrevista en TVE, ha vuelto a manifestar su postura contraria a la coalición.

Y aunque ha admitido que no es "la única causa" del fracaso electoral, ha asegurado que "ciertamente, en este caso parece no haber funcionado". "Bueno, no parece, es difícilmente contestable, con las cifras en la mano, que, en este caso, dos mas dos no han sumado cuatro. Han sumado menos que por separado", ha precisado.

Eso sí, Errejón ha asumido su parte de responsabilidad al formar esta alianza ya que ha recordado que la decisión se tomó "colectivamente" en la dirección de la que es miembro.

"Evaluar" la continuidad del proyecto

Así las cosas, también ha apostado por "evaluar" la continuidad de este proyecto y ha mostrado sus dudas sobre el futuro de la coalición. "Hay que evitar quedar atrapados en etiquetas más estrechas", ha avisado, al tiempo que ha admitido que en esta campaña "a lo mejor" no han sido lo "suficientemente útiles" para no caer en eso.

A su juicio, la unión con el partido de Garzón quizá no ha tenido en cuenta a aquellos ciudadanos que no querían "las etiquetas del pasado" y ha insistido en su estrategia "transversal": "Sobre el eje izquierda-derecha es más difícil construir una mayoría nueva. No hemos sido capaces de patear el tablero", ha afirmado.

No parece por lo tanto que la crisis interna se vaya a cerrar pronto en el partido morado. Un enfrentamiento que saldrá a relucir en la primera reunión del Consejo Ciudadano (la dirección al completo de Podemos) tras el 26-J. Encuentro que se celebrará el próximo sábado 9 de julio y en el que se decidirán los próximos pasos a seguir. Entre otras cosas se valorará si se convoca y cuándo un nuevo congreso extraordinario como el que tuvo lugar en Vistalegre.