Venezuela también se queda sin cerveza

Al racionamiento de alimentos y a los cortes de luz y agua se suma ahora la escasez de cerveza, en uno de los países donde más se consume.

Libre mercado | 2016-04-25

Los venezolanos, ya muy tocados por los continuos cortes de energía y las restricciones al consumo de agua, pronto podrían sufrir una nueva ignominia: la escasez de cerveza. Empresas Polar, la compañía más grande del país (de las que no cotizan en bolsa) y la mayor cervecera, anunció la semana pasada que se vería obligada a dejar de producir cerveza porque no puede conseguir divisas para importar cebada de malta, informa Bloomberg.

"No hemos podido reponer nuestras reservas y sólo tenemos cebada malteada para producir hasta el 29 de abril", informó la compañía en un comunicado publicado en su web. "Dada esta circunstancia, nos vemos obligados a suspender la producción de cerveza hasta lograr el acceso a las divisas necesarias para la importación de la materia prima".

Polar sostiene que ha pedido al gobierno permiso para adquirir divisas a través del mecanismo de tipo de cambio por el cual se compra un dólar estadounidense por unos 349 bolívares, a pesar de que el tipo de cambio oficial de 10 bolívares por dólar.

"Desde el año pasado, hemos alertado al país de la grave situación que afrontamos y hemos agotado también todas las opciones de endeudamiento con nuestros proveedores internacionales", dijo la compañía. "Para que Polar pueda seguir elaborando los productos que demandan los venezolanos, se requiere del acceso oportuno y suficiente a las divisas".

El pasado viernes, trabajadores de la productora de bebidas y alimentos protestaron para que el Ejecutivo liquide los dólares a los proveedores internacionales. "Reactivar la línea de producción puede tardar de dos a seis meses y éste podría ser el último fin de semana con cerveza en Venezuela", según aseguró a El Comercio de Colombia una fuente que conoce la situación de la compañía.

El dueño de Polar, Lorenzo Mendoza, ha sido acusado por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, de liderar la "guerra económica" que achaca a sus opositores para dar al traste con su gestión, marcada por un drástico desabastecimiento de alimentos y otros productos de consumo masivo que aparecen intermitentemente a elevados precios en el mercado negro.

Venezuela está experimentando la peor recesión en décadas ante el desplome del precio del petróleo, que representa alrededor del 95% de la entrada de divisas. Esta situación ha llevado a que el país sufra una escasez severa de divisas. Las reservas internacionales están al nivel más bajo en trece años, con menos de 13.000 millones de dólares. En 2015, la economía se contrajo 5,7% y se prevé que se contraerá otro 8% este año, según el Fondo Monetario Internacional. Se proyecta que la inflación llegará a casi el 500%.

Mientras que los cortes de energía y el racionamiento del agua ya están complicando la presidencia de Nicolás Maduro, la escasez de cerveza podría ser especialmente sensible. Venezuela tiene el consumo per cápita de cerveza más alto de América del Sur y se ubica en el puesto 24 en del mundo.