El ranking de los mejores AVE del mundo

El acceso a las redes, la velocidad y el precio son los factores clave que hacen de este medio de transporte uno de los más eficientes del mundo.

Libre Mercado | 2016-04-03

Los trenes de alta velocidad constituyen una parte muy importante de la infraestructura de transporte en 20 países. Llegaron a Japón como primer destino, y durante los años 80 y 90 se han ido expandiendo por la mayoría de los países de Europa.

Pero, sin duda, son los avances tecnológicos de este país asiático los que han impulsado de forma mucho más notoria los trenes de alta velocidad, llegando así a la primera posición del ranking mundial en este sector, según el estudio realizado por GoEuro.

A lo largo de muchos años, se han tenido que realizar numerosas adaptaciones de la red ferroviaria a nuestra geografía, tanto de la europea como de la española, pero esto no ha impedido que en España contemos con la red ferroviaria más extensa de toda Europa, y se prevé que sumen más de 2.700 km el próximo año.

Japón destaca en cuanto a la velocidad de sus trenes, aunque también se mantiene en buena posición si nos referimos a la cobertura de su población y a la velocidad operativa. También destacan otros países asiáticos como, por ejemplo, Corea del Sur con un 1,62% de sus líneas de alta velocidad, y que cubren al 44% de la población frente a los datos de China, con un 29% de sus líneas de alta velocidad y que cubren solo a un 10,7% de la población.

Centrándonos en Europa, son Francia y España las que terminan de ocupar los primeros puestos con la quinta y sexta posición, respectivamente. Ambas superan a los trenes asiáticos en algunos factores. Por ejemplo, la velocidad operativa, España y Alemania están al mismo nivel que Japón y por encima de Corea del Sur. También destaca que más del 20% de la población de España y Austria tiene acceso directo a las líneas de alta velocidad.

Expansión de la red ferroviaria

Francia tiene como objetivo cubrir más de un 15% de su población con 4.500 km nuevos. En España se planea ampliar en 2.700 km las vías de AVE, llegando a una cobertura del 37,68%.

Asia es el continente con más líneas de velocidad, seguida de Europa, pero las europeas son las más utilizadas del mundo y ofrecen la posibilidad de conectar algunas de las grandes capitales del continente en pocas horas.