Repetir elecciones: una "buena opción" para Podemos

Míriam Muro

Miembros del partido se ven "muy fuertes", y creen que si se celebrasen de nuevo los comicios el resultado sería mejor.

Míriam Muro | 2015-12-22

Pablo Iglesias y los suyos se ven "muy fuertes", precisan algunos desde el partido morado. Por eso, dicen, no les "importaría" que, en unos meses, se celebrasen de nuevo elecciones.

Este lunes, Iglesias ya advertía que a Podemos le había faltado "una semana y un debate" en estas elecciones, y se mostraba "encantado" de asumir unos nuevos comicios. "Si los ciudadanos tienen que volver a votar, somos muy optimistas", dijo en el turno de preguntas.

Desde Podemos explican a Libertad Digital que repetir los comicios les sentarían "muy bien", que sería una "buena" opción, y están "convencidos" de que el resultado sería mejor, "incluso (podrían) llegar a ganar", "porque las fuerzas del cambio continúan creciendo", decían.

Una estrategia que lleva a unas elecciones

La estrategia seguida por el partido morado tras las elecciones corrobora esta voluntad de varios miembros de la formación de que se repitan elecciones.

El líder de Podemos supeditó este lunes la posibilidad de apoyar a Pedro Sánchez al inicio de un proceso de reforma constitucional para cambiar la ley electoral, blindar los derechos sociales, despolitizar la justicia, prohibir las puertas giratorias, pero, sobre todo, celebrar un referéndum en Cataluña.

Una condición, la última, que parece inasumible por parte de los socialistas. En Podemos lo saben, por lo que este anuncio de Iglesias parece más una forma de bloquear cualquier pacto con Pedro Sánchez, que una propuesta para un pacto. El más que probable "no" de los socialistas daría también alas a Iglesias para señalarlos como responsables de que no haya cambio de gobierno y de "no entender la plurinacionalidad de España".

Pero, en el más que improbable caso de que el PSOE y otras formaciones aceptasen la reforma de la Constitución de Iglesias y el referéndum, se necesitaría una mayoría cualificada, es decir, de tres quintos de cada una de las cámaras para aprobarla. Una posibilidad casi imposible con la oposición del PP.

Y ya, en el caso más que improbable, prácticamente imposible, de que el PP apoyase una reforma de la Constitución junto con Podemos y PSOE, la legislación obliga a disolver las cortes y convocar otras elecciones tras aprobarse dichos cambios en la Carta Magna.

Así que, a no ser que Podemos ceda en sus condiciones, todas las posibilidades, hasta ahora, del partido morado llevan a unas nuevas elecciones.