El Real Madrid advierte: estelada que vea, estelada que será requisada

Juan Manuel Rodríguez

La reacción del club se produce horas después de las palabras de Laporta señalando que "el Real Madrid respetará las esteladas".

JM Rodríguez / G. Domínguez | 2015-11-19

Al margen de la alerta antiterrorista adoptada tras los atentados de París, en el Real Madrid también hay preocupación con la posible entrada de esteladas en el estadio Santiago Bernabéu en el clásico que este sábado medirá al Real Madrid con el FC Barcelona.

Este miércoles, durante un desayuno informativo con la prensa, el presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Javier Tebas, dijo que "el Madrid haría bien en retirar las esteladas" en el clásico, aunque también recordó que la LFP no tiene "capacidad sancionadora" respecto a la exhibición de banderas separatistas, como sí la tiene la UEFA.

Según Tebas, el organismo europeo tomó "la decisión acertada" de imponer dos sanciones al Barcelona por las esteladas -una tras la pasada final de Champions contra la Juventus en Berlín y la otra después de un partido jugado esta temporada contra el Bayer Leverkusen en el Camp Nou-, recordando que los estadios europeos "no son escenarios de manifestaciones de ámbito político".

De distinta opinión es Joan Laporta. El expresidente del Barcelona ha dicho este jueves en Madrid que "llevar una estelada no atenta contra la seguridad". "Es sabido que en nuestra afición vamos con la señera, la bandera del Barcelona y la estelada. Esto es un sentimiento que tenemos en Cataluña, y en Madrid lo respetarán porque siempre lo han hecho (...) Es una bandera democrática que representa un sentimiento, unos anhelos, y que entiendo se deben respetar", añadía Laporta.

Sin embargo, según ha podido saber Libertad Digital, los servicios de seguridad del Real Madrid requisarán el sábado cualquier estelada que vean dentro del estadio Santiago Bernabéu. "Haremos cumplir la ley", advierten.

La ley es muy clara, señalando que "la exhibición en recintos deportivos de pancartas, símbolos o emblemas que, por su contenido o por las circunstancias en las que se exhiban, inciten, fomenten o ayuden a la realización de comportamientos violentos" puede "constituir delito o falta tipificada en las leyes penales".

Textualmente, en el artículo 2.1, apartado b, de la Ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, se afirma:

b) La exhibición en los recintos deportivos, en sus aledaños o en los medios de transporte organizados para acudir a los mismos de pancartas, símbolos, emblemas o leyendas que, por su contenido o por las circunstancias en las que se exhiban o utilicen de alguna forma inciten, fomenten o ayuden a la realización de comportamientos violentos o terroristas, o constituyan un acto de manifiesto desprecio a las personas participantes en el espectáculo deportivo.

La pregunta es: ¿las esteladas pueden incitar al odio o fomentar un comportamiento violento? En este sentido, conviene tirar de hemeroteca y rescatar la respuesta parlamentaria que el Gobierno dio en septiembre de 2012 al diputado de ERC Alfred Bosch, quien se había quejado de que los aficionados catalanes que asistían a partidos de fútbol "veían cómo los policías nacionales confiscaban y prohibían la entrada de banderas esteladas o independentistas".

Entonces, el Gobierno dijo que ondear la estelada puede incitar a la violencia "cuando se trata de un espectáculo deportivo de masas". "En sí mismas, de forma separada, no constituyen ningún tipo de infracción", dijo el Ejecutivo, "pero cuando se trata de un espectáculo deportivo de masas donde convergen otras circunstancias como pueden ser la rivalidad deportiva y/o regional, ideologías políticas de los distintos grupos de aficionados, lugares de exhibición, etc., su exhibición puede provocar una reacción adversa y violenta por parte de unos sectores de aficionados".

En virtud de esas circunstancias, dijo, la Policía puede determinar "en ciertas ocasiones que no se permita la introducción a los recintos deportivos de dichas banderas y/o emblemas, quedando normalmente en depósito en las consignas de los estadios, siendo retiradas a la finalización del evento deportivo por las personas que las portaban".

Este mismo jueves, tras la reunión de coordinación de seguridad del Real Madrid-Barcelona en la que se ha aprobado la dotación de un amplio dispositivo de más de 2.500 efectivos de seguridad y emergencias, la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, hacía un llamamiento para que los aficionados culés no lleven esteladas al Bernabéu, pero sin citar en ningún momento estas banderas separatistas.

"No hay prohibición", dijo Dancausa, "pero en este momento apelo a la responsabilidad de los ciudadanos. Cualquier elemento que cree tensión en este momento hay que evitarlo. No hay que mezclar deporte y política".