C's llevará a la UE el "escándalo" del veto al artista judío en Benicasim

El eurodiputado Juan Carlos Girauta se sorprende del silencio político y revela los vínculos de Raül Romeva con la asociación que promovió el boicot.

Libertad Digital/esRadio | 2015-08-18

El veto al artista judío Matisyahu en el festival Rototom después de que este se negara a la petición de la organización de que se posicionara en el conflicto palestino-israelí ha indignado en Ciudadanos. El eurodiputado Juan Carlos Girauta, tras confirmar que llevará lo ocurrido a Bruselas en septiembre, ha explicado en Es la Tarde de Dieter, de esRadio, que quiere utilizar las instancias a su alcance para "denunciar esta vergüenza": que "a un señor, por ser judío, se le quiera llevar a hacer una declaración sobre su ideología".

"Nos hemos olvidado de todo. ¿Nadie tiene moral, ética? Es algo absolutamente vergonzoso, es un escándalo, será un escándalo mucho mayor a nivel mundial y quiera o no quiera la alcaldesa, esto está ya politizado", ha dicho.

Girauta, que llevará lo ocurrido ante la Comisión europea y al Intergrupo sobre Antisemitismo, ha dicho que esto "no es antisionismo", sino "judeofobia". Sobre el movimiento BDS, impulsor del boicot que ha llevado al festival a prescindir de él, ha denunciado que "está lleno de prejuicios". Además, ha destacado que "una de las personas más destacadas en la promoción de BDS" fuera de España ha sido Raül Romeva desde su posición de eurodiputado por ICV y ahora cabeza de lista de Juntos por el Sí. "Se lo tomó como una cosa personal durante años", ha denunciado Girauta, para quien "la judeofobia ha vuelto, está presente, y en España con particular virulencia".

Sobre el silencio político en torno a este asunto, Girauta ha dicho que "quiere creer" que es porque "estamos en agosto y mucha gente está desconectada". También ha censurado cómo este tipo de movimientos "se han ido normalizando e introduciendo dentro de la corrección política".

El eurodiputado ha lamentado que se esté "planteando el derecho a existir" del estado israelí y el hecho de que en este asunto se esté midiendo "por distinto rasero a alguien no por lo que hace, sino por lo que es". "Quiero que se despierten de una vez las conciencias. No puede ser lo que ha pasado", ha dicho antes de prometer que a los impulsores del boicot "no les saldrá gratis".