La guerra silenciosa de los Vargas Llosa

Beatriz Cortázar, Rosa Belmonte y Carmen Duerto analizan la actualidad rosa en Es la mañana de Federico.

Chic | 2015-06-29

La crónica rosa de Es la mañana de Federico ha contado con Beatriz Cortázar, Rosa Belmonte y Carmen Duerto para discutir sobre todos los temas de la actualidad rosa. Centrada de nuevo en los giros del romance sorpresa de la temporada, el de Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa... y sobre todo en la guerra silenciosa entre el escritor y su mujer, Patricia, en lo que podría convertirse en uno de los divorcios más caros de la actualidad.

Y es que el sueldo de Vargas Llosa no es precisamente peccata minuta. Tal y como señaló Rosa Belmonte, el peruano podría cobrar de El País "200.000 euros al año por un artículo a la semana". Tal y como comentó Federico Jiménez Losantos, director del programa, la presencia de firmas de tanto prestigio como Vargas Llosa sirve al grupo Prisa para hacer "relaciones institucionales" con otros países.

Según afirmó en esRadio la periodista Beatriz Cortázar, la separación de los Llosa ha dividido a los hijos, que en realidad ya lo estaban antes del comienzo del lío. "Mario ya había hablado con su hijo Álvaro antes de todo esto y, de los tres, es con el que más comunicación tenía. El que dentro de la tristeza y la pena entendía mejor la situación, no como sus otros dos hermanos que no lo hacían para nada". "Álvaro fue al primero que se lo explicó y el que lo entendió. Lo que se está viviendo en esa casa es de horror", aunque -matizó Cortázar- también es cierto que hay que esperar a una resolución.

Según reveló Jiménez Losantos, "Álvaro estuvo años sin hablarse con su padre por diferencias políticas. Es como su padre, muy cabezón. Se pelearon y los hermanos más pequeños han sido muy de mamá. La que medió fue Patricia, pero el que más se parece en carácter es a Álvaro", razón por la cual la comunicación entre ambos ha sido más fluida una vez descubierto el romance.

Lo único cierto, de momento, es que por delante queda un divorcio doloroso y, también, costoso. "Va a haber guerra y deberían hacerlo de mutuo acuerdo", opinó Cortázar en Es la mañana de Federico. Por no hablar de las dudas sobre el reparto de las riquezas y propiedades: "También surgen dudas de dónde están cotizando, qué pasará fiscalmente o si vendrá Hacienda...".