La posible salida de Reino Unido de la UE preocupa más que el 'Grexit'

Los empresarios europeos están más preocupados por lo que ocurra en Reino Unido que por lo que suceda en Grecia.

Libre mercado | 2015-05-20

Desde hace meses, el temor a un posible Grexit -salida de Grecia de la zona euro- parece ser el principal riesgo al que se enfrenta la economía europea. Las tensiones geopolíticas derivadas del incumplimiento de las obligaciones del gobierno heleno y la inestabilidad que está generando la falta de acuerdo con el Eurogrupo es el viento de cola que vienen señalando los analistas los últimos meses.

Sin embargo, no es el único problema grave al que tendrá que hacer frente el continente en los próximos meses. Hace pocos días, cuando el primer ministro británico, David Cameron, iniciaba su segundo mandato, saltaban todas las alarmas: la posibilidad de una salida de Reino Unido de la Unión Europea. De hecho, Cameron ha iniciado su segundo mandato dispuesto a preparar el referéndum de la UE, pero el camino, sin duda, va a ser complejo entre presiones de los euroescépticos y reticencias de Europa.

La posible salida de Reino Unido preocupa bastante más a los empresarios europeos que el abandono del euro por parte de los helenos, según el estudio Future of Europe 2015, elaborado por Grant Thornton. El informe destapa una serie de amenazas sobre la UE, entre las que destacan las negociaciones de la deuda griega, el alto desempleo, pero también las intenciones de Cameron.

El estudio, basado en una encuesta a más de 1.100 líderes empresariales de toda Europa, pone de manifiesto que, de media, un 64% de la eurozona cree que sería muy perjudicial para la economía la salida de Reino Unido de la Unión. Entre los más preocupados por esa posibilidad están los empresarios españoles y los irlandeses. Además, más del 70% de los británicos consultados consideran que la salida de la UE de Reino Unido tendría efectos negativos para la economía continental.

Sin embargo, según este mismo estudio, la vuelta de Grecia al dracma sólo preocupa a un 45% de los encuestados y el 30% cree que una posible salida de los helenos no tendría efectos perjudiciales relevantes en la economía de la zona euro.

Es también destacado que el número de empresarios de la zona euro que desearían que su país saliese del euro ha bajado desde el 9% alcanzado el año pasado hasta un 5%. Tan sólo Letonia, que entró en el euro en 2014, con un 16%, e Italia, con un 14%, tienen porcentajes importantes a favor de la salida de su país de la moneda única.