Las 'perlas' de Podemos en su programa para Madrid

Míriam Muro

La formación de Pablo Iglesias concurre al Ayuntamiento con IU, Equo y Movimientos Sociales, liderados por Manuela Carmena.

M. Muro / D. Soriano | 2015-04-15

Ahora Madrid es la candidatura, liderada por Manuela Carmena, que se creó después de que Podemos decidiera no presentarse a las elecciones con sus siglas, y en ciudades como Madrid o Barcelona se unieran a Ganemos, Equo y varios exmiembros de Izquierda Unida, como Mauricio Valiente, para concurrir a las elecciones. El pasado lunes la propia Carmena presentó su programa que se puede leer completo en su web.

El documento de Ahora Madrid es largo y está lleno de propuestas. Pueden contarse centenares de promesas. Aunque es cierto que hay muy poca concreción. En casi ninguna de esas propuestas se explica cómo se aplicaría, cuánto costaría, de dónde saldrían los fondos o cuándo entraría en vigor. Así, abundan los propósitos genéricos ("impulsar, mejorar, estudiar, promover, analizar...") y las declaraciones de intenciones positivas sin una mínima explicación de cómo se llevarían a cabo o se conseguirían.

El gran ausente

El 40% de los ingresos del ayuntamiento de Madrid procede de los impuestos a la vivienda, fundamentalmente el Impuesto sobre Bienes Inmuebles o el Impuesto sobre Incremento del Valor de los Terrenos de naturaleza urbana. Buena parte del resto del presupuesto se completa con las transferencias estatales, sobre las que el consistorio no tiene ningún control, por lo que el IBI es la partida en la que más margen de actuación tiene un alcalde si quiere subir sus ingresos. Teniendo en cuenta que el programa está lleno de promesas de más gasto, se podía esperar algo en este sentido... Pues bien, ni una palabra. El IBI no aparece. Ni para bien ni para mal.

Desde Ahora Madrid han explicado a Libertad Digital que el documento que está colgado en la web de más de 70 páginas es un resumen "y que faltan algunas medidas". Eso sí, han adelantado que están de acuerdo en subir este impuesto a las viviendas vacías propiedad de los bancos "fruto de la especulación". Pero lo cierto es que no dice nada de los impuestos ni de las tasas menos populares (como la de basuras). Incluso, sus candidatos rehuyen hablar en público sobre posibles subidas tributarias.

Por ejemplo, hace unos días, en una entrevista, Manuel Carmena respondía así a una pregunta sobre el IBI: "Soy partidaria de que no hagáis estas preguntas. Lo que realmente importa es generar toda una serie de alternativas que mejoren la desigualdad social. No habrá desarrollo económico si no conseguimos mejorar los índices de desigualdad. Y para eso es necesario que haya servicios, los desplazamientos que significan todo tipo de impuestos y de tasas, habrá que racionalizarlas mucho. Las tasas de basura, por ejemplo. Estamos acostumbrados a que vienen reguladas por las estructuras del IBI y el catastro. ¿Por qué no pensar que pueden ser menores si una persona entrega menos basura?".

Las pocas medidas concretas del programa implicarían un fuerte incremento del gasto. Hay que recordar que incluso tras los tres años de Ana Botella al frente del consistorio, que se han caracterizado por una fuerte reducción de la deuda y el gasto, el Ayuntamiento de Madrid sigue siendo el más endeudado de España, y con mucha diferencia. A continuación reseñamos las principales medidas:

Las que aumentan el gasto

Las que suben impuestos

Las que no pueden aplicar

Hay decenas de promesas que llaman la atención porque están fuera del alcance de Ahora Madrid. No sólo de ellos. Hablamos de competencias que no son suyas y deben regularse por normativa estatal, autonómica o incluso europea y que ningún ayuntamiento puede cambiar.

Las que no dicen nada

También hablamos de cuestiones fuera de su competencia. Pero en este caso los autores del programa parecen asumirlo y lo que proponen es simplemente pedir a otros organismos que cambien su forma de actuación o que se comprometan a hacer algo que nunca han querido hacer.

Las que complican la vida

Seguro que las siguientes son de las que más se habla. Afectan a la vida del vecino de a pie en su día a día.

Las que no explican

Aquí entra en juego la interpretación de cada uno. Ahora Madrid promete muchas cosas que, directamente, no es fácil entender en qué consisten o cómo serán una vez que se apliquen en la práctica. Las siguientes son sólo las más curiosas:

  • Implantar medidas positivas para las contratas de empresas con plantilla equilibrada entre mujeres y hombres [la mayoría de las contratas municipales afectan a sectores con un alto porcentaje de uno u otro sexo -desde servicios de limpieza a recogida de basuras-; cada uno pensará lo que quiera de este hecho, pero es una realidad; ahora la pregunta es ¿cómo piensa cambiar esto Podemos? ¿Vetar a las empresas de limpieza con un 90% de mujeres? ¿Podrá encontrar alguna que cumpla sus criterios?]
  • Elaborar una auditoría y paralizar las operaciones urbanísticas especulativas, de expolio de suelo y patrimonio público
  • Crear un banco público municipal-regional que sirva como herramienta de financiación de proyectos sociales y de empresas y cooperativas que fomenten la economía productiva [¿han pedido permiso a Economía o al Banco de España?]
  • Implementar pliegos de compra pública responsable en todos los concursos, contratos y convenios del gobierno municipal, con criterios de equidad de género, sostenibilidad, ahorro energético y diversidad, e implantación de las correspondientes sanciones por su incumplimiento
  • Revisar las concesiones de las instalaciones deportivas municipales a empresas, revertirlas y cederlas a entidades arraigadas en el distrito con objetivos y programas deportivos y sociales
  • Fomentar proyectos comunitarios de planificación y gestión del espacio público y de cesión y cogestión de las instalaciones públicas
  • Restaurar el orden de prioridades en la ciudad: peatón, bici, transporte público, taxi, moto, automóvil particular
  • Fomentar la vivienda pública mediante la puesta de suelo a disposición de cooperativas, apoyando su financiación y la formación en gestión social de sus miembros, garantizando su no reversión al mercado privado.