CDC y ERC se pasan al español para captar el voto inmigrante

Pablo Planas

Los dos partidos centrarán su actividad en el cinturón metropolitano de Barcelona y en las televisiones "estatales".

Pablo Planas (Barcelona) | 2015-04-05

El referéndum separatista del pasado 9-N permitió a los partidos impulsores de la independencia constatar su escasa penetración en las ciudades que rodean Barcelona, cuyo electorado dio la espalda de forma masiva a la convocatoria. A pesar de los intentos de vender el 9-N como un éxito de participación, la jornada mostró los primeros síntomas de fatiga del separatismo, los recelos entre Mas y Junqueras, la fractura de CiU y la creciente decepción en las bases, articuladas en torno a la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural. ERC y Convergencia necesitan sumar seiscientos mil votos más de los que ya tienen para aspirar a una mayoría clara en el parlamento catalán que les permita amenazar al Estado con la hipótesis de una declaración unilateral de independencia. De ahí la necesidad de captar un voto tradicionalmente "españolista" o "unionista", según la jerga de los aparatos de los partidos. Bajo ese esquema, tanto Oriol Junqueras como Artur Mas quieren que sus partidos tengan una mayor presencia en las tertulias de las televisiones españolas.

El dirigente republicano ya tiene fecha para aparecer en el prime time sabatino de La Sexta y negocia nuevas incursiones en Telecinco. Convergencia, por su parte, pretende obtener un trato similar al de Podemos y Ciudadanos con el objetivo de ofrecer una cara amable y en español del proyecto secesionista que cale entre los votantes socialistas de Hospitalet, Badalona, Cornellá, Santa Coloma y Sant Boi, entre otras ciudades.

Tanto ERC como CDC desean convertir las elecciones municipales del 24 de mayo en una primera vuelta de las autonómicas catalanas, anunciadas por Mas para el próximo 27 de septiembre. Así, la hoja de ruta suscrita por ambos partidos incluye un acercamiento a un electorado antaño despreciado por los nacionalistas (por su tradicional baja participacion en las autonómicas) y al que ahora se dirigirán en su propio idioma, con propaganda específica para los que consideran catalanes de adopción. También incrementarán la agenda de actos en el desafecto cinturón metropolitano de Barcelona.

El libro de Junqueras y Molinero

El empresario y propietario de varias licencias de radio y televisión autonómicas Justo Molinero es uno de los "fichajes" de ERC para incidir en el electorado de "raíz española", según fuentes de la propia Esquerra. Junqueras y Molinero firman al alimón un libro de conversaciones que pretende ser una explicación didáctica y directa del independentismo para catalanes no independentistas con orígenes en Andalucía, Extremadura o Murcia.

Molinero siempre ha gozado del favor de los partidos nacionalistas que han gobernado Cataluña y ha sido la excepción a la regla de las multas por no emitir exclusivamente en catalán. Identificado con el pujolismo, Molinero se ha pasado con emisoras y bagajes al lado de ERC, partido al que las encuestas son más favorables en el sector nacionalista.

El próximo 11 de septiembre

En esa estrategia también se incluye a la ANC, que según informa este domingo El Mundo, se propone dedicar su exhbición del próximo 11 de septiembre, que coincidirá con el comienzo de la campaña autonómica, a "la inmigración española", por lo que se plantea "homenajear" a los "nuevos catalanes" con una manifestación que transcurra desde Hospitalet a Barcelona tras una plantada simbólica de claveles rojos.