El primer logro de Tsipras: Grecia sufre una fuga de depósitos histórica

Manuel Llamas

Los griegos retiraron unos 17.000 millones de euros entre diciembre y enero, más del 10% de sus depósitos, ante la victoria electoral de Syriza.

M. Llamas | 2015-02-26

Las semanas previas a la elección de Alexis Tsipras como primer ministro de Grecia se materializaron en una retirada masiva de depósitos, reflejando así el pánico de los ahorradores a la quiebra y posterior salida del euro del país tras la victoria de Syriza.

En concreto, las familias y empresas griegas sacaron de los bancos 12.800 millones de euros el pasado enero, la mayor fuga mensual de depósitos que ha registrado el país heleno desde su entrada en la moneda única, superando incluso los momentos de alta incertidumbre y tensión sufridos en 2012, en el cénit de la crisis de deuda europea, según los datos publicados este jueves por el Banco Central de Grecia.

La salida de dinero asciende a cerca de 17.000 millones de euros desde el pasado noviembre, lo que supone un descenso superior al 10%, hasta situarse en una cuantía total de depósitos próxima a 148.000 millones, su nivel más bajo desde 2012, aunque, si se amplía un poco más la perspectiva temporal, habría que retroceder a mediados de 2005 para observar un volumen similar.

Además, todo apunta a que dicha cifra se reducirá en otros 10.000 millones en febrero, tras las semanas de negociación que ha protagonizado Atenas con el Eurogrupo para renovar otros cuatro meses el actual plan de rescate.

Según cálculos del banco inversor estadounidense JP Morgan, tan solo la semana pasada, es decir, antes del Eurogrupo decisivo en el que Grecia llegó a un acuerdo con los acreedores, salieron de los bancos griegos 3.000 millones de euros, y 2.000 millones en la semana precedente. El ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, aseguró el miércoles que desde el acuerdo del pasado viernes han regresado ya 700 millones de euros a los bancos.

Incertidumbre económica

Por otro lado, el gobernador del Banco Central de Grecia, Yanis Sturnaras, advirtió este jueves de que la recuperación de la economía griega lograda en 2014 es frágil. "La aprobación de la decisión (del Eurogrupo) el 24 de febrero despeja la incertidumbre y da al Gobierno griego el tiempo necesario para cumplir con las reformas pendientes y poner en marcha sus prioridades", destacó Sturnaras durante la presentación del informe anual del Banco Central.

El gobernador llamó a emprender "un esfuerzo nacional coordinado, en colaboración estrecha con las instituciones europeas e internacionales, para asegurar que los sacrificios de los ciudadanos griegos no serán en vano y facilitar las reformas estructurales necesarias para un crecimiento viable".

Sturnaras aseguró que "el crecimiento rápido permitirá la aplicación de políticas que restaurarán la cohesión social, reducirán el desempleo y corregirán las desigualdades sociales". "Para que esto ocurra debemos mantenernos comprometidos con la perspectiva europea del país y aplicar lo antes posible el acuerdo concluido", informa Efe.

El gobernador del Banco Central griego subrayó que "un nuevo acuerdo con nuestros socios es necesario para fortalecer la recuperación conseguida", aunque por sí solo no es suficiente y, por ello pidió la elaboración de un programa de crecimiento económico coherente. Para estabilizar el crecimiento, Sturnaras instó al Gobierno a aprovechar los fondos europeos destinados a financiar la innovación, acelerar las privatizaciones en curso y ampliar el espacio de cooperación del sector público con el sector privado.

"La posibilidad de desaceleración de las reformas estructurales y el empeoramiento de las condiciones fiscales crea incertidumbre sobre las perspectivas de la economía", destacó. Como indicadores de esta incertidumbre, Sturnaras mencionó las divergencias de los ingresos respecto de los objetivos en los meses de diciembre de 2014 y de enero de 2015. "Si esta incertidumbre se levanta, las perspectivas para la economía griega serán positivas de cara a 2015", subrayó el gobernador.