La infanta Cristina no renunciará a sus derechos dinásticos

De momento "no contempla" la posibilidad de salir de la línea de sucesión, aunque mantendría casi todos sus privilegios.

Chic | 2014-11-15

"La infanta Cristina ya no forma parte de la Familia Real" y "la renuncia a sus derechos dinásticos es una decisión exclusivamente suya". Así ha explicado un portavoz de La Zarzuela su postura (o no postura) respecto a un tema polémico sobre el que se ha especulado en la última semana: si Cristina de Borbón se estaba planteando abandonar su sexta posición en la línea de sucesión antes de que acabase noviembre.

Según informa este sábado, La Otra Crónica citando fuentes cercanas a la infanta, Doña Cristina por ahora "no contempla" salir de la línea dinástica. Hace varias semanas salía a la luz que la duquesa de Palma continuaba imputada por dos delitos fiscales. Fuentes conocedoras del caso aseguran al suplemento de El Mundo que "el juez podría aplicarle la llamada doctrina Botín y no iría a juicio". Y mientras se sustancia el proceso, el entorno del Rey de España estaría presionando para que la infanta renuncia a estos derechos.

"La reina Sofía siempre ha sido contraria a su renuncia y don Juan Carlos tampoco lo veía muy claro. Pero es evidente que ahora mismo ya no tienen el mismo papel y Felipe VI está empeñado en cortocircuitar este asunto como sea, porque se le ha caído el velo de protección", explican personas cercanas al rey emérito.

Cómo podría renunciar

Si en algún momento la hija del rey emérito decide renunciar a sus derechos dinásticos, todos se preguntan qué tendría que hacer. Por lo visto, el procedimiento sería muy parecido a lo que hizo don Juan Carlos para abdicar. "Doña Cristina tendría que dirigir un escrito al rey Felipe, como jefe de la dinastía, en el que expresara su renuncia a formar parte de la línea de sucesión al Trono de España. Si el Rey está de acuerdo, don Felipe tendría que entregarle este escrito al presidente del Gobierno. El asunto sería llevado después al Consejo de Ministros, que elaboraría un proyecto de Ley Orgánica muy escueta, en el que se dijera que se aprueba la renuncia de la infanta y poco más", explica al diario Torres del Moral.

Igual que pasó con la abdicación del Rey, en el momento en que don Felipe VI acepte la norma y la publique en el Boletín Oficial del Estado, Cristina de Borbón habrá salido de la dinastía. Además, si todo esto pasase, Juan Urdangarín, hijo mayor de la duquesa de Palma, ocuparía el lugar de la infanta, algo que generaría un conflicto, porque el apellido Urdangarín estaría más cerca de la corona.

Sus privilegios

Aunque doña Cristina renuncie a su derecho dinástico, en ningún caso perdería su título del ducado de Palma, ya que solo podría quitárselo el actual rey de España. Tampoco dejaría de disfrutar de su escolta ni perdería el pasaporte diplomático, que también tiene Iñaki Urdangarín y que solo perdería si se divorcia de la hermana de Felipe VI.