Ana Botín pide "más claridad" en la regulación de la banca

Ana Botín ha pronunciado su primer discurso como presidenta en la VII Conferencia Internacional de Banco Santander.

Lm/agencias | 2014-10-22

La presidenta del Grupo Santander, Ana Botín, ha pedido este miércoles que se acelere la unión bancaria en Europa para que los bancos "sean la pieza clave de la solución al crecimiento, al empleo y a la inversión", es decir, de la recuperación económica.

En el discurso que ha pronunciado en la inauguración de la VII Conferencia del Banco Santander, Botín ha recordado que sólo un sector bancario fuerte evitará que se repitan situaciones como las vividas hace sólo dos años, cuando "las quiebras bancarias en países vulnerables hicieron peligrar el euro".

En cuanto a la legislación, explicó que es necesario que tenga "el equilibrio adecuado entre conseguir un sistema financiero más estable y un crecimiento económico fuerte, sostenible y justo".

En este sentido, una de las principales conclusiones de Botín ha sido la regulación de las autoridades bancarias. "El sector bancario es hoy muy diferente del que teníamos en 2008. El reto para todos los que estamos aquí es entenderlo, liderar el cambio y recordar nuestra misión: contribuir al progreso de las personas y de las empresas. Si queremos conseguirlo cuanta más claridad tengamos en la regulación mejor", ha dicho.

"Aunque de vez en cuando podemos tener algún punto de vista diferente con los reguladores, lo cierto es que han hecho un trabajo muy valioso en un corto espacio de tiempo", ha añadido. "En este momento sería bueno tener más claridad sobre la cantidad y estructura del capital: la claridad es esencial para, teniendo en cuenta el crecimiento previsto de nuestro negocio, poder planear y luego comunicar a nuestros inversores la rentabilidad que pueden esperar de nosotros", ha insistido.

Y para apoyar la recuperación, pidió a las autoridades monetarias y fiscales que sigan reflexionando sobre "qué políticas realmente apoyan la demanda y aumentan la confianza", para evitar burbujas que pueden ser muy costosas, como ya nos demostró la crisis.

En cuanto a los gobiernos, les pidió que continúen con las reformas estructurales para aumentar la flexibilidad, la inversión, la productividad y la creación de empleo. Apoyar a los empresarios, grandes o pequeños, debería ser prioritario, porque son las empresas las que impulsan la creación de empleo, aseguró.

Y como ejemplo "de los beneficios de hacer reformas", citó a España, que "ha registrado un impresionante cambio de tendencia", en el que se han "disparado" los niveles de productividad y el país se ha convertido en el "campeón de la exportación" en Europa. Y en este ciclo la creación de empleo, aunque todavía es moderada, se ha producido antes y más rápido que en anteriores ocasiones, explicó.

También dijo que hay que "eliminar la incertidumbre de los balances bancarios con el AQR/stress test" -que se conocerán el próximo domingo-, así como "facilitar la reestructuración ordenada o la resolución de los bancos en crisis" y "preparar el escenario para una mayor integración, eficiencia y competitividad del sector financiero en Europa".

Asimismo, insistió en que los bancos tienen que hacer un esfuerzo para recuperar la confianza de sus clientes y "repensar" su actividad y su forma de trabajar, sin perder de vista el fin último del negocio, que "muchos banqueros" olvidaron en los años de la crisis y que no es otro que contribuir al desarrollo de las sociedades en las que están presentes.

"Debemos repensar cómo trabajamos, cómo hacemos las cosas, cómo nos comportamos con nuestros empleados, clientes, accionistas y con la sociedad", dijo Botín. "Y en Santander lo haremos siendo un banco sencillo, cercano y transparente, tres conceptos que me oirán repetir en los meses y años venideros", añadió.

En cuanto al futuro del Santander, Botín recordó que el éxito de la entidad a largo plazo se medirá en función de los beneficios que obtengan y la rentabilidad o ROE. Pero, lo que realmente impulsará nuestro negocio y generará crecimiento sostenible serán las relaciones que nuestro banco tenga con nuestros empleados, nuestros clientes, nuestros accionistas y con los países donde operamos, que tienen que ser las adecuadas para que vuelva a empezar "el círculo virtuoso".