Jordi Pujol cierra el "Centre d'Estudis Jordi Pujol"

Pablo Planas

La Fundación afirma en una nota que "en la situación actual sería muy difícil seguir solicitando mecenazgo privado y convenios con instituciones".

Pablo Planas (Barcelona) | 2014-09-08

La joya de la corona de las actividades públicas de Jordi Pujol, despacho oficial en el Paseo de Gracia al margen, la Fundación "Centre d'Estudis Jordi Pujol" ha informado en un comunicado que "inicia los trámites para su disolución". La nota afirma que "el acuerdo ha sido tomado por unanimidad de los miembros del Patronato al constatar que en la situación actual sería muy difícil desarrollar sus actividades, así como seguir solicitando y obteniendo mecenazgo privado, convenios con otras entidades y donaciones de empresas y particulares como las que nos han permitido hasta ahora la viabilidad de las actividades del 'Centre d'Estudis Jordi Pujol'".

Entre miembros del patronato y colaboradores, el "Centre" disponía de una amplia nómina, en la que destacaban algunos de los más brillantes intelectuales y tertulianos de TV3, como el sociólogo Salvador Cardús (miembro también del Consell per a la Transició Nacional) o el historiador Joan B. Culla.

El objeto de la fundación era el de estudiar la figura de Jordi Pujol, su influencia en el pensamiento político y los estudios nacionalistas, según se podía leer en una página web que ya ha sido clausurada. El dominio jordipujol.cat, donde se recogían las bases de las becas Jordi Pujol, los "editoriales" del president, la revista de "pensamiento", las tesis dedicadas a su figura y los mejores fragmentos de sus Memorias, no está disponible, con lo que la red pierde un tesoro informativo en el también cabían, por ejemplo, las distinciones y los "honoris causa", uno de ellos por la Universidad de Lérida, que acumulaba el gran intelectual que era considerado Pujol.

La nota de la Fundación asegura al final que "el Patronato (del que formaban parte, entre otros, Carles Colomer, Jaume Pagès, Joan Uriach y Vicenç Villatoro) ha constado que, conforme a la ley, las cuentas de la Fundación han sido puntualmente presentadas a las instituciones competentes sin incidencias y que las aportaciones económicas recibidas han sido destinadas correctamente a los objetivos fundacionales". Una aclaración muy expresiva para poner punto y final, salvo que se revisen esas cuentas, a la historia del "Centre d'Estudis Jordi Pujol", cuyo despacho también estaba en el Paseo de Gracia, a dos pasos del otro.