El caso de Cynk: la tecnológica 'fantasma' que se disparó un 24.000% en un mes

La compañía tiene un solo empleado, Marlo Sánchez, que ejerce de presidente, director general, director financiero y secretario.

Libre Mercado | 2014-07-18

Tras el fraude de Gowex, al otro lado del Atlántico ha estallado otro escándalo empresarial. Las autoridades de EEUU suspendieron el pasado viernes la cotización de la pequeña firma tecnológica Cynk por "transacciones potencialmente manipuladoras" después de el valor de sus acciones se disparara, en poco menos de un mes, un 24.000%. Las similitudes con la compañía de red wifi española son muchas: cotiza en un mercado alternativo a Wall Street, no ha demostrado ningún ingreso y la gestión de su presidente es más que sospechosa.

Si el pasado mes de mayo los títulos de Cynk, una firma fantasma dedicada al desarrollo de redes sociales de pago, tenían un valor de 6 centavos de dólar, antes de que quedara suspendida de cotización tenían un precio de 13,90 dólares. Así, la compañía ha pasado de una capitalización bursátil de 17,5 millones de dolares a valer en el momento de su suspensión más de 6.000 millones.

Algo no le cuadraba a la Comisión de Mercado de Valores (SEC) que decidió suspender "temporalmente" las operaciones con los valores de Cynk hasta el próximo 24 de julio. Las "preocupaciones relacionadas con la exactitud e idoneidad" de la información suministrada a los mercados " y con transacciones potencialmente manipuladoras" con los títulos de la firma fueron los motivos principales.

La compañía declara tener su sede en la capital de Belice. Según aseguró en un comunicado, sus oficinas se encuentran en la Suite 400 de la Matalon, un edificio de oficinas. Según Bloomberg, la secretaria del edificio asegura que no hay ninguna empresa registrada con el nombre Cynk.

Para más inri, la empresa dice contar con un solo empleado, Marlo Sánchez, que ejerce de presidente, director general, director financiero y secretario. El año pasado, Sánchez poseía el 72% de las acciones de la compañía.

Además, Cynk carece de ingresos. Para ver las últimas cuentas que ha presentado esta compañía a la SEC, hay que remontarse a noviembre de 2013, cuando desveló que en los 9 primeros meses del año registró unas pérdidas de 1.500 millones de dólares y que no había tenido ningún ingreso en ese periodo.