Pasión Vega se casó hace tres meses en la intimidad

Manuel Román

Pocos meses después tuvo a su primera hija, Alma. Solo acudieron un número reducido de amigos y familiares.

Manuel Román | 2014-07-01

Lo normal en estos tiempos es que personajes de la vida artística y social vendan reportajes sobre su vida íntima, miserias incluidas, a alguna de las revistas del corazón que hay en el mercado, si es posible una en particular, que es la que mejor paga. Y no hace falta decir cuál es, que todo el mundo lo imagina. Por eso, sorprende que una cantante tan popular como Pasión Vega, de quien ya dimos en CHIC noticia puntual en el pasado mes de febrero sobre su inmediato alumbramiento , haya rechazado la posibilidad de una doble exclusiva. Ello le honra.

Por un lado, sepan que se casó en la intimidad el pasado mes de marzo. Con Carlos. Nada más sabemos de la identidad de su marido. Porque la cantante siempre ha sido muy rigurosa con su vida privada, y nunca ha entrado al trapo de los reporteros que le preguntaban por sus amores. Así es que decidió contraer matrimonio con asistencia sólo de un número reducido de amigos y familiares. Tampoco hemos podido saber dónde fue el enlace. Presumiblemente en Cádiz, que es donde tiene ella fijada su residencia hace años, en el popular barrio de La Viña, tan cantado en coplas. Y donde por supuesto seguirá viviendo con su marido y su niña.

¿Por qué celebró Pasión Vega su boda, sin anuncio previo, sin que se filtrase la noticia? No habrá que ser muy sagaz para comprenderlo. Pocos días después dio a luz a su primera hija, a la que han impuesto el nombre de Alma. Y tal vez para no disgustar a sus familiares más cercanos, la artista nacida en Madrid pero malagueña de corazón (de nombre Ana María Alías Vega) quiso ser mamá… estando ya casada.

El doble acontecimiento ha llenado de alegría a la cantante, que en febrero había suspendido sus actuaciones. Una gira que inició a finales de 2013 y que ya ha reanudado desde el reciente mes de mayo. Lo curioso es que allí donde va a cantar se lleva a su bebé, pues no quiere separarse de la niña ningún día. Eso la obliga a ciertos sacrificios, como dormir menos y estar constantemente pendiente de Alma. Pero le compensa por la felicidad que le proporciona. "Canto mucho a mi hija", ha dicho Pasión Vega con todo el amor y orgullo de madre.

El espectáculo que quiere mantener durante este verano sigue llamándose "Dos pianos con Pasión". En el escenario, la acompañan dos hermanos pianistas, naturales de Vélez-Málaga, Víctor y Luis del Valle. Virtuosos en su cometido, con un repertorio que incluye composiciones de Manuel de Falla, Federico García Lorca, Ernesto Halfter, Agustín Lara, Santos Discépolo… Introducen notas de jazz, pasajes de fado, copla, flamenco… Al servicio, naturalmente, de Pasión Vega. Entre sus inmediatas actuaciones, destacamos la que tiene prevista en Madrid, en los Jardines de Sabatini, el próximo 14 de julio, dentro de la programación de los Veranos de la Villa.

Recordemos que tras ganar el concurso de TVE Pasa la vida, con dieciséis años, grabó su primer disco en 1993, bautizada artísticamente como Pasión Vega gracias a un publicista onubense, y así se presentó en una semana dedicada a la copla en el sevillano teatro Lope de Vega. Causó sensación. Pero sus actuaciones sólo transcurrían en aquel rincón sureño, entre Sevilla, Málaga, Huelva… La gran Marifé de Triana la apoyó desde un programa que mantenía en Canal Sur. Su nombre empezó a ser conocido en toda España gracias al quehacer de su entonces mánager, Paco Gordillo (el mismo que tantos años estuvo a la vera de Raphael) y a la repercusión de los programas que hizo en la segunda cadena de TVE, invitada por su director y presentador, Pedro Ruiz. Quedó allí revelada su gran capacidad como intérprete de coplas, con su poderosa voz y buen gusto interpretando las mejores canciones de Concha Piquer, sobre todo, y también de Juanita Reina. En su discografía hay volúmenes que recogen sus magníficas versiones. Como también se lució con una creación de Joan Manuel Serrat, delante incluso del "Noi de Poble Sec".

Ocurre que en los últimos años, sin dejar de interpretar canción española en sus actuaciones, ha grabado temas de otros géneros, tanto tangos, como fados y sobre todo baladas. Demostrando desde luego su gran versatilidad. Por ejemplo: en Buenos Aires triunfó con sus versiones de tangos célebres de Carlos Gardel. Así es que su repertorio se ha enriquecido en la actualidad con esa variedad de ritmos.

Cuando termine su mencionada gira Dos pianos con Pasión preparará su próximo disco, cuya salida está prevista para finales de año. Será con canciones a estrenar, que le compone un autor llamado Fernando Velázquez, de quien ya ha interpretado algún tema incluido en la banda sonora de una película hasta ahora inédita, 321 desde Michigan. Es el responsable de la banda sonora de Ocho apellidos vascos. Nada sabemos aún de su contenido. Imaginamos que podrán ser baladas románticas, con toques emotivos, terreno en el que bien se mueve Pasión Vega, intérprete muy expresiva, de ribetes melodramáticos, y dueña repetimos de una voz potente y dúctil. A sus treinta y ocho años podemos decir que está viviendo una dulce luna de miel… con maternidad incluida.