La retransmisión en TV3 de la proclamación sulfura a los nacionalistas

Pablo Planas

Descalificaciones contra las conductoras del programa matinal, a las que se acusa de haber convertido la televisión autonómica en el ¡Hola!

Pablo Planas (Barcelona) | 2014-06-20

TV3 siguió en directo los actos de proclamación de Felipe VI, pero no alteró su programación. Dedicó el espacio con el que cubre toda la franja matinal, "Els Matins", a los actos y desplazó a la mitad de su equipo hasta la capital de España. En lo posible mantuvo la estructura del espacio, con sus tertulias políticas y de sociedad, entrevistas y reportajes. Sin embargo, el nacionalismo no ha digerido que las dos presentadoras, Lidia Heredia y Helena García Melero, dedicaran buena parte de la mañana a los acontecimientos en Madrid. Pese a la frialdad y contención de ambas periodistas, ambas han sido objeto de una cascada de críticas nacionalistas, con duros ataques y descalificaciones personales.

Abrió la campaña el "diario" digital vinculado a ERC "directe.cat", que titulaba una de sus piezas así: "Heredia y Melero convierten TV3 en el ¡Hola!". En el subtítulo seguía el ataque directo: "Las presentadoras de TV3 todavía no se han enterado de que estamos en un proceso de desconexión con el estado español y de que en Cataluña hay muchos republicanos".

Titular de Directe.cat

El resto de la pieza contiene "consideraciones" como que ambas periodistas "se pasan la pluralidad por el forro en un ejercicio de masaje real sin precedentes" o "sólo les ha faltado gritar viva el rey".

Según este medio digital, del que fue director Oriol Junqueras, "viendo TV3 los espectadores pueden concluir que estamos ante una monarquía moderna, regeneradora, humanizada, representante de la clase media y símbolo de símbolos de España".

Las duras críticas contra el programa y sus presentadoras en Internet han tenido reflejo también en la prensa de papel. El director del periódico independentista "El Punt-Avui", Xevi Xirgo, reprocha el "homenaje" a la Corona de "la radio y la televisión pública del país, desplazando algunas decenas de periodistas y haciendo directos y más directos demostró una vez más que sí, que es una gran herramienta de estado, ¡ja!".