La abogada de la familia: "La niña está mal y no sale a la calle ni va al colegio por temor al agresor"

La abogada de la familia ha contado en esRadio el calvario por el que está pasandon la niña y su madre.

esRadio | 2014-04-23

La pesadilla de una familia onubense parece que no tiene fin. El agresor sexual de la hija sigue viviendo en el edificio de enfrente y la Justicia no soluciona el caso. Los hechos se remontan a principios de 2011 cuando un matrimonio joven y su hija de 8 años se trasladó por motivos laborales de Huelva a Cartagena. En esos días acogieron en su casa a un familiar, el tío político de la niña, que fue sorprendido por la madre abusando sexualmente de la pequeña.

La abogada de la familia, María Teresa Largo, ha contado en Es la Tarde de Dieter de esRadio cómo está la situación. Ha explicado que el tío de la niña "fue condenado por una sentencia de conformidad de la Audiencia provincial de Huelva a dos años de cárcel" para "evitar que la niña reviviera el abuso en todo el procedimiento".

Además de los dos años de cárcel se impuso una orden de alejamiento que "reiteradamente se incumple" por lo que el acusado "debería entrar en prisión" porque además de la condena de abusos sexuales tiene "dos condenas por el quebrantamiento de la medida cautelar" y están en trámite "cuatro denuncias" por la misma cuestión. Por ese motivo la abogada ha afirmado que "la situación es insostenible".

La madre de la pequeña ha tenido que cambiar de orientación la cama de la niña para que cuando se levante no vea la casa de su agresor. Ese es una de las claves para que los padres decidieran el cambio de domicilio a otra zona de la ciudad pero por motivo de la crisis y la falta de recursos de la familia tienen que pasar por el calvario de no poder cambiar de piso.

La abogada ha señalado que "la niña está mal y en tratamiento" y que "no lleva una vida normal, no sale a la calle ni va al colegio sola y no puede jugar con sus amigas en el barrio por temor al agresor". Si se cruzan con él por la calle la madre y la niña "sufren crisis de ansiedad".

Ha destacado la abogada de la familia que la madre "es una persona bastante cuerda y comedida" y que "confía en la Justicia" pero ha asegurado que "la paciencia tiene un límite" porque "sigue viendo al agresor de su hija paseándose por delante de ella sin ningún reparo". El motivo es evidente "la Justicia es demasiado lenta".

María Teresa Lago ha pedido que se les traslade de domicilio y que el ministerio Fiscal agilice la ejecución de las sentencias para que el agresor vaya a prisión y la pesadilla de esta familia acabe pronto.