En libertad con cargos el joven que conducía desde el asiento del copiloto

La policía agradece la colaboración ciudadana. "Gracias a vuestros correos hemos localizado al imprudente conductor. En la carretera no se juega".

LD/ Agencias | 2014-02-27

La Policía ha dejado en libertad acusado de un delito de conducción temeraria a Eric B., el joven de 20 años que se grabó conduciendo desde el asiento del copiloto y que hoy se ha entregado en un comisaría de Barcelona después de que los agentes fueran a buscarle a su casa y no lo encontraran.

Según han informado a Efe fuentes policiales, el joven deberá comparecer ante el juzgado cuando se le cite a declarar como imputado y la causa abierta contra él se tramitará como unas diligencias ordinarias, no rápidas.

En su declaración ante la Policía, asistido por su letrado, el conductor ha dicho sentirse arrepentido de lo que hizo y ha afirmado que no tenía explicación a su conducta.

Se trata de un joven de 21 años, nacido en 1992 en Tarragona, con nacionalidad francesa y estudiante residente actualmente en Cataluña, han indicado a Efe fuentes policiales.

"En la carretera no se juega"

La policía ha agradecido la colaboración ciudadana. "Gracias a vuestros correos hemos localizado al imprudente conductor del vídeo. Se ha entregado en Barcelona. En la carretera no se juega", ha informado también la Policía en su cuenta de Twitter.

La Policía pidió a los ciudadanos que le ayudaran a identificar a un hombre que se grabó conduciendo desde el asiento del copiloto y que luego difundió un vídeo en Youtube donde se le ve manejar el volante con una mano y mover la cabeza al ritmo de la música.

"No dejemos que nadie juegue con tu vida ni con ninguna en carretera. Le buscamos", tuiteó la Policía en su cuenta oficial, donde difundió el vídeo, que recibió 14.922 visitas y en el que se veía a un joven rubio y con gafas de sol, que bostezaba y pedía a alguien que bajara la música.

A continuación, en el vídeo difundido con el usuario Antonio Velázquez, la cámara enfocaba el asiento vacío del conductor, donde se observaba cómo el joven manejaba el volante con una mano y pisaba los pedales con los pies.