García-Abadillo: "Si 'El Mundo' hubiera tenido beneficios, a Pedro J. no se lo hubieran cargado"

El nuevo director se ha dirigido a la redacción del diario para explicar cuál será su estrategia.

libertad digital | 2014-02-03

Tras el adiós de Pedro J. Ramírez, que este domingo firmó su última portada como director, Casimiro García Abadillo ha comunicado a sus redactores este mismo lunes las líneas maestras del periódico bajo su dirección, que acaba de asumir.

En su discurso, García Abadillo ha destacado que va a asumir "el sacerdocio de Pedro J." en la promoción digital del diario, porque "es el futuro", aunque advierte de que "el papel es un Álamo que hay que defender". Además, ha señalado que "si este periódico hubiese sido rentable, a Pedro J. no se lo hubieran cargado".

Casimiro ha mostrado varios folios en blanco: "Estas portadas de El Mundo están por escribir y lo haremos entre todos", recordando una escena de Lawrence de Arabia al decir que "el futuro no está escrito". En este sentido, ha dicho que aunque el accionista está comprometido con la marca El Mundo, "nadie tiene garantizado el futuro".

También ha relatado cómo fue el momento en que Pedro J. le comunicó su marcha, y que él sería su sucesor: "No moví ni un músculo pero el corazón se me paró". Y le confesó al director que estaba "acojonado" cuando éste le preguntó cómo se sentía. También ha revelado que puso como condición para aceptar la dirección del periódico que Pedro J. y Fernández Galiano estuvieran de acuerdo en su designación.

García-Abadillo ha presentado la "situación" del grupo tras subrayar que él nunca "había vivido una situación tan complicada como ésta", en alusión a la caída de los ingresos en el sector. Tras apuntar que el accionista principal de El Mundo, RCS, había tenido que capitalizar 800 millones de euros, Casimiro ha subrayado que ésa es la situación "que ha permitido que Pedro J. salga". "Si este periódico hubiera tenido beneficios, a Pedro J. no se lo hubieran cargado. La base para la independencia es ser rentables, lo tenemos que entender". Es, ha subrayado, "la condición necesaria para que podamos seguir contando lo que otros callan".

Sobre la línea editorial, ha prometido que no habrá interferencias y, de haberlas, ha dicho que se sentirá libre de marcharse. En cuanto a las claves para hacer un buen periódico, ha dicho que tienen que "sorprender, no defraudar y desazonar a la competencia todos los días".

¿Cómo va a ser El Mundo?, se ha preguntado: "Como siempre, la información por encima de los intereses".