EEUU y Rusia aumentan la presión para investigar el ataque químico en Siria

Obama ha anunciado que EEUU lo investigará de manera independiente. Rusia da un paso adelante y se dirige al Gobierno sirio.

LD / agencias | 2013-08-23

El posible uso de armas químicas en el conflicto de Siria es "muy preocupante, un acontecimiento claramente grave", dijo el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en una entrevista con CNN.

"Seguimos recabando información" sobre este asunto, añadió Obama. "Y estamos en comunicación con la comunidad internacional para buscar alguna acción". Si se comprueba que se han usado armas químicas a gran escala, añadió, esto afecta "algunos asuntos centrales de la seguridad nacional y la necesidad de proteger a nuestros aliados en la región".

La rebelde Coalición Nacional Siria (CNFROS) denunció que al menos 1.300 personas murieron el miércoles en un ataque lanzado por el régimen de Bachar al Asad en la zona de Guta Oriental, a las fueras de Damasco, acusaciones que fueron negadas por las autoridades sirias de manera inmediata.

"Los estadounidenses esperan que yo, como presidente, reflexione seriamente sobre qué haremos y cuáles son nuestros intereses nacionales de largo plazo", continuó Obama. "Hay quienes demandan una acción inmediata pero eso puede resultar en situaciones en las que nos empantanamos en intervenciones muy costosas", dijo el presidente.

"Hay reglas de las relaciones internacionales que debemos tomar en consideración", añadió. "Por otra parte todavía estamos en guerra en Afganistán, y también debemos tomar esto en cuenta".

Anteriormente, la portavoz del departamento de Estado aseguró que: "En este preciso momento", Estados Unidos es incapaz "de determinar de forma definitiva si se usaron armas químicas". Según dijo Jennifer Psaki, para obtener esa información, "el Presidente ordenó a los servicios de inteligencia que reunieran lo más rápido posible informes adicionales" sobre las denuncias, agregó.

Estados Unidos no tiene equipos oficiales en Siria, recordó la portavoz, pero puede "recopilar información gracias a testimonios en el terreno, reunir inteligencia, informes públicos... datos científicos" y "compartir esa información" con otros países. "Si los informes son ciertos, sería una escandalosa y flagrante escalada del uso de armas químicas", consideró la portavoz.

Las fotos de cadáveres de niños proporcionadas por la oposición siria estaban presentes en la portada de tres de los grandes periódicos estadounidenses, The New York Times, The Washington Post y The Wall Street Journal.

Rusia da un paso adelante

Por su parte, Rusia -uno de los principales y más sólidos aliados de Al Asad- ha pedido al Gobierno sirio que coopere con la misión de expertos de la ONU y que le permita investigar el supuesto uso de armas químicas, según ha informado este viernes el Ministerio de Exteriores ruso.

Asimismo, ha señalado que el ministro Exteriores, Sergei Lavrov, y el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, se mostraron de acuerdo en que es necesaria una investigación objetiva sobre las denuncias formuladas por activistas opositores cuando hablaron por teléfono el jueves.

Rusia ha sido hasta ahora el principal aliado a nivel internacional desde que comenzaron las protestas contra Bashar al Assad en marzo de 2011. En su comunicado, el Ministerio de Exteriores también ha afirmado que las fuerzas rebeldes deberían garantizar el paso seguro para los inspectores de la ONU.

China no quiere "apresurarse"

Por su parte, China ha afirmado este viernes que ninguna de las partes debería apresurarse a prejuzgar los resultados de una eventual investigación de los inspectores de la ONU."El equipo de inspección de la ONU ya ha ido a Siria parai iniciar su investigación y (China) espera y cree que pueden consultar plenamente al Gobierno sirio para garantizar un progreso tranquilo de la investigación", ha afirmado el Ministerio de Exteriores.

"Creemos que antes de que la investigación aclare lo que realmente ocurrió, todas las partes deberían evitar prejuzgar el resultado", ha añadido. China apoya "una investigación objetiva, imparcial y profesional" y se opone firmemente a que cualquiera de las partes use armas químicas, ha añadido el Ministerio.

"La situación actual demuestra una vez más la importancia y la urgencia de impulsar una solución política a la cuestión siria", ha defendido el Gobierno chino.