¿Llegó el fin de la era Federer?

El suizo es considerado por muchos como el mejor jugador de la historia. Sin embargo, este año el de Basilea no levanta cabeza.

Radoslav Yordanov | 2013-07-27

Roger Federer es el hombre récord del tenis mundial. El suizo ostenta el récord de haber ganado 17 Grand Slam en su carrera, así como un total de 77 títulos, algo sólo al alcance de Jimmy Connors, Ivan Lendl y John McEnroe. Andy Murray considera que Federer es "sin duda el mejor jugador de la historia del tenis" y que el único que resiste en cierta medida la comparación con él es Pete Sampras. Por otro lado, Ivan Lendl, el legendario tenista checo, asegura que el de Basilea ganaría con facilidad al mejor Lendl de los años 80.

Sin embargo, Roger Federer ha exhibido esta temporada claros síntomas de declive deportivo. Tras sus sorprendentes derrotas en Wimbledon, Hamburgo y Gstaad, ya muchos dan por acabado al tenista suizo y creen que nunca volverá a dominar el tenis mundial. Las estadísticas también lo dejan claro: la decadencia deportiva de Federer es un hecho.

Este año, el suizo sólo ha conseguido un título, el ATP 250 en Halle. Además, de los 40 partidos disputados en 2013, el de Basilea ha perdido 10. Así pues, hasta ahora Federer registra su peor temporada desde 2001, año en que cerró el calendario con un título en su haber, y con un balance de 49 triunfos y 21 derrotas. En los últimos siete meses de competición, el de Basilea ganó 75 % de sus partidos, frente a los 86% del año pasado y los 95% de 2006. Para poder encontrar un peor porcentaje de Federer, nos tenemos que remontar al año 2002, cuando el suizo registró por última vez un balance de victorias inferior a los 80%. Durante aquella temporada, Federer ganó 72% de sus partidos, lo que le permitió conseguir tres títulos y terminar el año como número seis del mundo.

Asimismo, este año, el exnúmero uno del mundo ha perdido cinco de sus seis enfrentamientos contra tenistas del top 10. En los cuartos de final del Masters 1000 de Indian Wells, el suizo sufrió una dolorosa derrota ante Rafa Nadal ( 4-6, 2-6), y en la final del Masters 1000 de Roma no sólo no pudo tomar revancha ante el español, sino que fue humillado al perder por 1-6, 3-6.

Sin embargo, la derrota más decepcionante de Federer este año fue contra Andy Murray en las semifinales del Open de Australia, cuando se dejó remontar, a pesar de ir ganando por dos sets a uno. Roger Federer se ha llevado 11 de sus 17 enfrentamientos contra Tomas Berdych, pero fue el checo quien ganó el último partido disputado entre ambos, el de las semifinales del torneo de Doha ( 3-6, 7-6, 6-4). El suizo consiguió su victoria más importante del año en los cuartos de final del Open de Australia al imponerse a Jo-Wilfried Tsonga en cinco sets, aunque el tenista francés le sorprendió en los cuartos de final de Roland Garros al vencerle con comodidad (7-5, 6-3, 6-3).

La historia del tenis nos ha demostrado siempre que la época de los grandes tenistas llega a su fin cuando estos empiezan a perder con más frecuencia contra jugadores de menor nivel. En este sentido, Roger Federer no es una excepción. En los últimos meses, el ganador de 17 Grand Slam, fue derrotado por Julien Bennetau, Sergiy Stakhovsky, Federico Delbonis y Daniel Brands. Fue en Wimbledon, el escenario de sus mayores éxitos, donde el suizo sufrió una de las derrotas más dolorosas de su carrera deportiva, no sólo porque cayó contra el número 116 del mundo en segunda ronda en el All England Club, sino porque este torneo era el último reducto que le quedaba.

La edad (el suizo va a cumplir 32 años en menos de tres semanas), el cansancio y la falta de motivación son, probablemente, algunas de las causas de la bajada de rendimiento de Federer.

Sin embargo, por muchos datos y cifras que aporten, las estadísticas no pueden valorar el límite del talento y la capacidad de superación del suizo. Después de una temporada decepcionante, el de Basilea volvió a ser el número uno del mundo tras ganar Wimbledon en 2012, en un momento cuando nadie se lo esperaba. Federer ha conseguido, además, liderar el ranking de la ATP en 3 distintos periodos, una hazaña sólo al alcance de los mejores de la historia. Asimismo, no hay que olvidar que queda por disputarse el Open de Estados Unidos, el último Grand Slam del año, que Roger Federer ha ganado en cinco ocasiones.