UGT respalda a sus cargos salpicados por los escándalos

Apoya a su organización andaluza, acusada de desviar dinero de formación, y a su responsable en Asturias condenado por amenazas a sus trabajadores

RUBÉN FERNÁNDEZ | 2013-07-12

Son dos los escándalos que acechan al sindicato en las últimas semanas. El primero de ellos afecta a la organización en Andalucía. Según diferentes facturas, que ha mostrado LIBERTAD DIGITAL, el sindicato desvió presuntamente para gastos internos de UGT el dinero que se le había otorgado para diversos cursillos de formación. En total hablamos de 142.000 euros.

Este viernes, su secretario de Acción Sindical, se ha referido a éste para mostrar su "total respaldo" a UGT-A. Toni Ferrer asegura que la central de UGT tiene "plena confianza en nuestra organización en Andalucía" y añade que espera que la Justicia les dé la razón a lo que califica como "acusaciones sin fundamento y totalmente falsas", pese a las pruebas y facturas mostradas. Preguntado por este diario sobre si abriría algún tipo de investigación interna, Ferrer se ha limitado a expresar su confianza en UGT-A.

El segundo escándalo afecta a su Secretario General en Asturias. El juzgado de lo social número 6 de Oviedo ha condenado a Justo Rodríguez Braga por vulneración de los derechos fundamentales de uno de sus trabajadores, miembro del comité jurídico del sindicato al que dedicó, entre otras lindezas, frases como "hijo de puta" o que se metiese las "indemnizaciones por el culo".

Ferrer ha defendido a Braga y anuncia que la sentencia ya ha sido recurrida porque creen que "no está fundamentada". Ahora esperan que el Tribunal Superior de Justicia de Asturias "restablezca la honorabilidad y la verdad" porque, según dice, "UGT siempre ha respetado y respetará a sus trabajadores"