Báñez: el contrato único es inaceptable porque abarata el coste del despido

La ministra de empleo ha vuelto a rechazar este miércoles el contrato único que recomienda Bruselas.

LM/Agencias | 2013-05-22

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha vuelto a rechazar este miércoles el contrato único y más concretamente la propuesta que UPyD ha hecho en este sentido y que, según la ministra, implicaría el abaratamiento de los costes del despido. "Y eso el Gobierno no lo acepta", ha subrayado.

Durante la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso y en respuesta a la petición del diputado de UPyD, Álvaro Anchuelo, de que el Ejecutivo no desdeñe la posibilidad de implantar el contrato único indefinido, Báñez ha recordado que hay varias propuestas sobre el contrato único y que algunas "no encajan en la doctrina constitucional". Sin embargo, la ministra no ha hecho referencia a que la reforma laboral ya abarata el despido ya que rebaja la indemnización por la rescisión del contrato -en el caso de alegar despido objetivo- a 20 días por año trabajado.

"Muchos hablan del contrato único y pocos dan explicaciones", ha dicho la ministra, que ha añadido que la propuesta de UPyD sobre este contrato no consiste en realidad en quedarse con una única modalidad de contratación, sino que hablan además de mantener otras, modificando sus denominaciones, según recoge Europa Press.

"La dualidad del mercado de trabajo no se cambia con etiquetas y simple cambios de nombre", ha dicho la ministra, que ha añadido que lo que de verdad esconde la propuesta de UPyD sobre el contrato único es el abaratamiento del despido, pues los improcedentes pasarían de 33 días por año a 22 días, y los procedentes, de 20 a 12 días. "Y eso no lo acepta el Gobierno. Nosotros apostamos por reducir la dualidad del mercado laboral, por la formación, la contratación indefinida y la flexibilidad interna", ha insistido.

Anchuelo se ha defendido asegurando que el contrato único "no es una ocurrencia" y que tiene el aval de prestigiosos economistas y expertos, entre ellos algunos Premios Nobel. En su opinión, decir que esta modalidad es inconstitucional, como alega la ministra, es un "pretexto débil" y además "incierto".