El conde de Fontao intentó evitar que Urdangarín se aprovechara de su posición

Angela Martialay

El conde de Fontao y el vicesecretario general del PP han declarado como testigos ante el juez por el caso Nóos. 

ÁNGELA MARTIALAY | 2013-03-19

El conde de Fontao, José Manuel Romero, ha reconocido este martes ante el juez José Castro, instructor del conocido como caso Nóos, que asesoró al Duque de Palma Iñaki Urdangarín aunque lo hizo "a título individual", según han informado fuentes jurídicas.

El asesor jurídico de la Casa del Rey ha declarado como testigo durante una hora en los juzgados de Plaza de Castilla (Madrid) donde ha recalcado que él le dijo al marido de la infanta Cristina que no se involucrara en actividades mercantiles.

Según las fuentes consultadas, el conde de Fontao ha señalado que aunque él no veía nada ilícito en los negocios del Instituto Nóos consideró que estas actividades estaban fuera de la ética y las normas de la Casa Real. Sin embargo, el testigo ha explicado que a través de una revista catalana tuvo conocimiento de los negocios del Duque de Palma y que estos mismo les suscitaron "dudas" que transimitó a la Zarzuela.

El objetivo era "evitar que Iñaki Urdangarín enseñara la tarjeta", manifestó en alusión a que el yerno del monarca aprovechara su condición de miembro de la familia real para desarrollar sus actividades en Nóos y obtener así contratos y subvenciones públicas o privadas.

Asimismo, el asesor de la Zarzuela ha declarado ante el juez Castro y el fiscal Anticorrupción Pedro Horrach que nunca fue el abogado del marido de la infanta Cristina y que desconocía que ésta y su secretario personal, Carlos García Revenga, formaban parte de la Junta Directiva del Instituto Nóos.

Tampoco sabía nada el conde de Fontao de la existencia de Aizoon, la sociedad que Urdangarín tenía al 50 por ciento con la infanta Cristina. También ha afirmado que "jamás" intervino en la creación de las entidades vinculadas al conglomerado Nóos, como tampoco conoció "ninguno" de los contratos celebrados por ellas, las cifras manejadas ni el detalle acerca de cómo el Instituto Nóos estaba internamente organizado

Previa a la testifical de Esteban González Pons, vicesecretario de Estudios y Programas el Partido Popular. El magistrado lo cito a declarar ya que la Generalidad pagó 382.203 euros a la entidad que presidía Urdangarin cuando el político del PP era responsable de la Sociedad Gestora de la Imagen Estratégica y Promocional de la Comunidad Valenciana.

Durante el interrogatorio, Pons ha asegurado que era normal que el gobierno valenciano firmara convenios con organismos sin ánimo de lucro como Nóos. Asimismo, ha reconocido que su firma se plasmó en ese convenido pero porque hubo un acuerdo previo del Gobierno de la Generalitat Valenciana, alegó.

A su salida de los juzgados marileños, el dirigente popular ha manifestado a los periodista con su firma no se pagó "ni un euro público" a la entidad de Iñaki Urdangarin, ya que de lo contrario se habría "pensado mucho más" rubricarlo. Respecto al convenio por 382.203 euros para organizar los Juegos Europeos 2006 ha añadido que con su firma "no se comprometió ni un euro público ni se pagó un euro público al instituto Nóos".