España seguirá siendo receptora neta de las ayudas europeas

Rajoy ha dicho que este acuerdo supone un espaldarazo a las políticas económicas que están llevando a cabo países como España.

LM/Agencias | 2013-02-08

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha expresado hoy su satisfacción por el acuerdo sobre el próximo marco presupuestario de la UE que ha dicho permitirá a España tener un saldo positivo con la Europa comunitaria del 0,20 por ciento de su PIB.

Rajoy ha valorado así en rueda de prensa el acuerdo logrado por el Consejo Europeo sobre los presupuestos comunitarios para el periodo 2014-2020 y que ha dicho que son buenos para España y cumplen las expectativas que tenía.

El jefe del Ejecutivo ha señalado que este acuerdo supone un espaldarazo a las políticas económicas que están llevando a cabo países como España y representa también un paso más de la UE en la buena dirección.

Rajoy ha recordado que la propuesta de presupuesto que salió de la cumbre comunitaria de noviembre hacía que España pasara a ser contribuyente neto de la UE, es decir, que debería aportar a las arcas comunitarias más fondos de los que recibiría.

También ha señalado que España perdía en política agraria común y en cohesión, algo que ha dicho era preocupante en un momento de crisis económica.

Frente a ello, ha explicado que España logra finalmente mantener su saldo positivo con la UE, ya que durante los próximos siete años seguirá siendo beneficiaria neta e incluso mejorará respecto del periodo anterior al pasar de recibir un 0,15 por ciento de su PIB a un 0,20 por ciento.

Ha destacado la trascendencia de este dato en el marco de la crisis económica y de los esfuerzos de consolidación fiscal que está haciendo el país.

Rajoy ha destacado el fondo de 6.000 millones de euros que se dirigirá a luchar contra el desempleo juvenil en la UE, de los que 3.000 corresponderán a dinero nuevo, no provenientes de otras partidas presupuestarias. De esa cantidad, ha ratificado que España obtendrá el 30 por cierto, cerca de 1.000 millones de euros.

Tras expresar su especial satisfacción por este logro después de haber dedicado mucho tiempo a ello en las últimas semanas, ha citado también la asignación especial que tendrá España de 1.824 millones de euros para fondos de cohesión.

Además, ha explicado que, en atención a sus circunstancias particulares, Ceuta y Melilla obtendrán 50 millones de euros adicionales de fondos estructurales. Asimismo, se ha referido a la ayuda especial de 1.110 euros anuales por desempleado que ha dicho obtendrán regiones en transición. Eso ha comentado que reportará unos 930 millones de euros adicionales respecto a la propuesta que salió de la cumbre presupuestaria de noviembre.

Todo ello, ha resumido, representa un incremento de los fondos de cohesión de 3.724 millones de euros, lo que supone una notable mejora frente a los 2.800 millones previstos hace algo menos de tres meses.

A esos casi 1.000 millones más, hay que sumar que España consolida su situación en el capítulo de la política agraria común, según Rajoy.

En ayudas directas, tendrá una dotación de unos 35.000 millones de euros, y en desarrollo rural incrementa un 3 por ciento el presupuesto respecto al periodo actual para alcanzar aproximadamente 8.300 millones, de los que 500 corresponden a una asignación específica para España conseguida en el último tramo de la negociación.

Rajoy ha hecho hincapié igualmente en que se ha ganado en flexibilidad, ya que hasta un 15 por ciento de estos fondos se podrán transferir entre ayudas directas y desarrollo rural.

"Con todo esto se consolida el apoyo a los agricultores españoles hasta el año 2020, algo que es muy importante porque la agricultura, la ganadería y toda la industria agroalimentaria -ha recalcado- están experimentado una mejora muy sustancial en España".

Al mismo tiempo, ha señalado que España obtiene una mejora en recursos propios, en virtud de la cual la Hacienda pública aportará una menor contribución al presupuesto comunitario. Ello es debido tanto a la reducción del presupuesto en partidas que tenían poco retorno para España, como a la moderación de las compensaciones a algunos países. El ahorro aproximado será de unos 3.300 millones de euros, según ha calculado.