Sin controles a la entrada: "Ni nos pidieron el DNI, ni nos registraron"

Gonzalo, Ernesto y Marta estuvieron ayer en la macrofiesta de Halloween donde tres jóvenes murieron. Y los tres lo vivieron desde puntos diferentes.

Libertad Digital | 2012-11-01

Los tres jóvenes han contado En casa de Herrero, de esRadio, su experiencia. Y los tres afirman que no había ningún tipo de medida de seguridad a la entrada –no pedían el DNI ni registraban bolsos o mochilas –, estaba masificado y las puertas de emergencia no estaban abiertas, según ellos.

"Yo estaba a cinco metros cuando se produjo la avalancha", contó Gonzalo y "sí, fue una bengala" lo que se tiró, confirmó. Pero "no fue ese el motivo"; según Gonzalo la causa de la tragedia es que "estaba totalmente masificado. El Dj dijo que había 20.000 personas". Una forma de hablar, seguramente, pero lo cierto es que no estaba abierto todo el recinto del Madrid Arena, según confirman los tres. 

"Después de la avalancha había puertas y salidas cerradas. Era imposible moverse. A mí que me expliquen cómo es posible que no reaccionaran y no abrieran las puertas de emergencia", denunció Gonzalo.

Ernesto, en cambio, no se enteró de nada. Estaba en el otro lado de la sala. "Me he enterado esta mañana" cuando al despertar ha visto llamadas perdidas de sus amigos. Pero sí confirmó que "el control fue maravilloso: ni nos pidieron el DNI, ni nos registraron", señaló irónico. "Había muchísima gente allí y no se controló lo suficiente".

Marta no era la primera vez que acudía al Madrid Arena, pero "nunca lo había visto tan lleno". Había gente por todas partes: "en la sala, escalera, pasillos, en las puertas de entrada y salida. Era agobiante". Además, esta vez había colaborado con la organización vendiendo entradas. Y confirmó que no estaba abierto todo el recinto. "Hay una sala aparte, que se llama la satélite" que estaba cerrada. Sólo la principal, la más grande, estaba abierta. Además, Marta afirma: "Yo vendía entradas y sé que todas las posibles se vendieron". La empresa sostiene que se vendieron 9.650 entradas de las 10.600 disponibles.

Llegó cuando la tragedia ya se había producido. Estaba a las puertas del recinto hablando con personal de seguridad cuando "se montó revuelo: había una chica tirada en el suelo inconsciente". Y en ese momento el caos era tal que o te apartaban "o te metían rápido para la sala para que no vieras lo que pasaba", dijo. 

Tras ellos, Iván, que ha trabajado varias veces como seguridad en el Madrid Arena aunque no anoche, denunció en los micrófonos de En casa de Herrero que no hay puertas de evacuación. "Las puertas de seguridad están cerradas para que no se cuele nadie. Sólo hay una puerta de entrada y una de salida para tener a la gente lo más controlada posible".