Mas: el Gobierno "tendría que agradecer" el trabajo de las embajadas catalanas

El presidente de la Generalidad asegura que es un tema que "se ve como un problema y se critica cuando tendría que verse como una ventaja".

LD/Agencias | 2012-10-27

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, ha lamentado que el Gobierno no agradezca a Cataluña la acción que hace en el exterior y que a menudo se la critique por tener oficinas en países de la Unión Europea o del resto del mundo. De esta manera, el político nacionalista entra en una polémica que esta semana está de actualidad, después de que  el Gobierno presentase el martes su nuevo organismo único de internacionalización (el llamado SúperIcex).

Sólo tres comunidades autónomas no se integrarán en el mismo: Andalucía, País Vasco y Cataluña. De acuerdo a sus palabras de este sábado, Mas no sólo cree que no está justificada la petición del Ministerio de Economía, sino que piensa que éste debería agradecer a su Gobierno que mantenga abiertas las embajadas comerciales catalanas, que cuestan decenas de millones de euros cada año y obligan a los empresarios catalanes a visitar varias ventanillas si quieren acceder a todas las ayudas públicas a la exportación.

"La actitud del Gobierno tendría que ser de agradecimiento ante la capacidad que tienen la economía y un país como Cataluña de estar presente de manera tan importante en el mundo", ha señalado durante su discurso de inauguración de la 51 Feria de Muestras de Gerona.

La exportación catalana, ha añadido, ha representado el 27% de toda la exportación española, "y no es por casualidad, hay muchas empresas y un gobierno sensible que potencia esta exterioridad", ha defendido. "Se ve como un problema y se critica cuando tendría que verse como una ventaja y tendría que agradecerse", ha expuesto Mas, que también ha considerado esta actitud un contraste absurdo.

Para ejemplificar el buen trabajo que se está haciendo en las exportaciones, Mas ha explicado que en los últimos dos años, en plena crisis económica, las exportaciones catalanas han crecido un 20% y que en 2011, por primera vez, la ventas al exterior fueron mayores que las ventas al resto de España.

Para Mas este es un cambio de tendencia muy importante que acerca Cataluña a países de su misma dimensión, por lo que las exportaciones tienen que ser para Cataluña un signo "positivo y de confianza". "En el resto del mundo no nos compran por ser catalanes, nos compran por hacerlo bien", ha argumentado finalmente.