Rubalcaba se esconde mientras crecen las peticiones de dimisión

Ketty Garat

El grupo socialista suspende su tradicional reunión de los martes. El secretario general no tendrá que analizar los resultados con los suyos.

KETTY GARAT | 2012-10-22

Como ocurre con los silencios, a veces las ausencias dicen más de las presencias. Y la del secretario general del PSOE fue este martes algo más que significativa. En contra de sus hábitos -prácticamente nunca se ausenta del Congreso-, Alfredo Pérez Rubalcaba no acudió este lunes a votar al pleno del Congreso de los Diputados. Según fuentes de su equipo, "no puede venir porque está preparando su intervención en el debate presupuestario de mañana", pero la incomparecencia de Rubalcaba ya se había producido por la mañana cuando, en contra de lo ocurrido tras las andaluzas y asturianas, no quiso salir a escena a valorar los resultados electorales del domingo.

El líder socialista permaneció todo el día recluido en su despacho de la cuarta planta de Ferraz, alentando el debate sobre su dimisión entre los suyos que siguieron calentando la red social Twitter y los corrillos del Congreso. Igualmente comentada fue la suspensión de la reunión de grupo socialista que tiene lugar todos los martes a las 9:30 horas, pero el GPSOE no dio un motivo concreto del por qué se cancelaba una reunión que se ha suspendido en contadísimas ocasiones y por la cual Rubalcaba no tendrá que comparecer ante sus 110 compañeros de escaño para analizar los resultados de los comicios.

La ausencia de poder y la deriva electoral que vive el PSOE dejaron "muy preocupado" a un miembro de la dirección del grupo socialista en conversación con Libertad Digital. Un cargo socialista que si bien califica de "inoportunas" las voces que piden cortar cabezas, también reconoce que "hacen falta cambios en la forma de hacer oposición. Ya no valen las viejas formas de hacer política".

Nuevos tiempos para un PSOE con "la peor situación de los últimos 35 años", en palabras del exministro Juan Fernándo López Aguilar. A su llegada a Ferraz, el jefe de los socialistas españoles en el Parlamento Europeo advirtió de que los españoles "ya no reconocen al partido socialista como alternativa y herramienta eficiente para cambiar las políticas de la derecha". Pidió también "movilizar nuestros mejores recursos y energías, tener a los mejores, refrescar nuestra imagen y nuestro mensaje y, sobre todo, reafirmar nuestro compromiso firme con las ideas que nos definen: una idea clara de España". Después de un 'domingo caliente' en el que las exministras Mª Antonia Trujillo y Beatriz Corredor, entre otros,  pidieron la dimisión del líder del PSOE, Aguilar pidió evitar "los giros dramáticos, los titulares impactantes o el socialismo de twitter" y "poner la luz larga haciendo un pensamiento sólido".

Sin embargo, las palabras más esperadas fueron las de Tomás Gómez quien mostró su "afecto" a los compañeros que están "en un estado de ánimo que no es el mejor". "Hoy es momento de solidaridad y mañana lo será de reflexiones profundas y serias porque habrá que hacer cambios profundos y serios en el partido". El líder de los socialistas madrileños que no dimitió tras su debacle en Madrid quedó en evidencia por quien sí lo hizo en Castilla-La Mancha. El chaconista José María Barreda aprovechó los pasillos del Congreso para dejar caer el ánimo cibernético ante cámaras y micrófonos: "Lo que no puede ser es estar en el pozo y seguir cavando".

Barreda pidió a la dirección federal de Rubalcaba tomar nota de lo sucedido este fin de semana. "De la misma manera en que no son convenientes los actos sin ideas tampoco lo son las ideas sin actos. Estoy de acuerdo que la reflexión no la hagamos de brazos cruzados porque hay que actuar y hay que hacerlo inmediatamente desde mi punto de vista". Preguntado por si son necesarios cambios en la dirección del partido, añadió: "Como se dice en las Sagradas Escrituras, quien tenga oídos para oír, que oiga". "Pero, ¿es usted partidario de la dimisión de Rubalcaba?". Se hacía el silencio.

Es la única voz que hasta el momento se ha atrevido a dar el paso. En este sentido, un divertido Alfonso Guerra toreaba a los periodistas congregados en los pasillos: "Si dicen que van a reflexionar, pues que reflexionen". El veterano socialista se movía entre dos aguas para esquivar la pregunta de si son necesarias actuaciones por parte de la Ejecutiva: "Van ustedes muy rápido, no quieren distraerse... ya quieren las conclusiones... La conclusión antes de reflexionar no parece sensato". Sobre la dimisión de Alfredo Pérez Rubalcaba, Guerra añadió: "Es una cuestión que afecta sólo a quien tiene que tomar esa decisión. No sé si estará en su cabeza, no lo sé. No he hablado con él".

Un sms misterioso habla de "lobos"

Lo cierto es que la ausencia de Rubalcaba en el Congreso no impidió que estuviera más presente que nunca en boca de todos. Algunos, relatando que "el partido está triste" y que los resultados reflejan que algo está pasando para que el desgaste por la crisis económica sólo se produzca en la oposición y no en el Gobierno. Otros aseguran que la clave está en unos problemas territoriales que "no hemos sabido gestionar". "Hay un cambio sensible en la calle y en lugar de liderar la transformación social, nos abstenemos". Y unos terceros, ponen sobre aviso a la prensa de que "llegarán las dimisiones tras las elecciones catalanas en las que también vamos a perder más de diez puntos". Una tercera debacle que provocaría la catarsis que cada vez más miembros esperan habida cuenta de que "no somos ni de derechas, ni de izquierdas, ni nacionalistas, ni españolistas. Ya no sabemos lo que somos".

El vacío de poder también daba lugar a las bromas entre periodistas y políticos que derivaban en una pregunta: "¿Qué tal el funeral?" Y otros respondían: "No sé, todavía no hemos visto el cadáver". El 'fallecido', políticamente hablando, también fue mentado veladamente en un misterioso sms recibido por un destacado miembro del PSOE. En conversación informal con periodistas éste ha leído su contenido: "las ovejas están dispersas, los lobos están cerca y los pastores no pueden dormir".