El tranvía de Vélez-Málaga echa el freno por la crisis

El déficit que acumula hace insostenible su funcionamiento, según sus responsables.

LM/AGENCIAS | 2012-06-04

El primer tranvía moderno andaluz, el de Vélez-Málaga (Málaga), que se puso en marcha hace poco más de cinco años y medio, hizo anoche su último recorrido tras la suspensión de este servicio por el déficit que acumula, lo que lo hace insostenible, según sus responsables, en la crisis económica.

José Antonio Jiménez y Francisco González, conductor y cobrador, respectivamente, han sido los encargados de guiar el último trayecto del tranvía entre Vélez-Málaga y su núcleo costero de Torre del Mar y de encerrar el tren en unas cocheras, junto a las otras dos unidades de este transporte, a la espera bien de una solución económica o bien de su venta.

Entre los usuarios hay posturas enfrentadas que van desde el malestar por la paralización a la resignación por entender que este medio le viene grande a un municipio como Vélez-Málaga, con una población de unos 77.000 habitantes.

En declaraciones a EFE, Lorena Rossi, una de las pasajeras que aprovecharon ayer el último día del tranvía, ha manifestado que le parece "muy mal" su desaparición y ha destacado de él su comodidad y accesibilidad para personas discapacitadas. Para otros como Juan Muñoz o Carmen Martín es "una pena" que el tranvía se pare, pero entienden que la economía manda, que no tiene un número suficiente de viajeros y que, si tiene pérdidas, hay que prescindir de él.

Se da la circunstancia de que, precisamente este último fin de semana, mucha gente que no había cogido nunca este vehículo se ha montado en él para probarlo antes de que "lo quiten".

El déficit que arrastra este transporte, que supera actualmente los dos millones de euros, ha motivado su suspensión por parte del Ayuntamiento y la implantación, a partir de hoy, de un nuevo servicio, cubierto en exclusiva por cuatro líneas de autobuses.

El alcalde de Vélez-Málaga, Francisco Delgado Bonilla (PP), ha insistido en que el Gobierno local no es contrario al tranvía, pero su paralización era "indispensable" para garantizar otros servicios públicos, ya que el pasado año el transporte arrojó unas pérdidas de 1,2 millones de euros al no alcanzarse el número de equilibrio de viajeros.

Según el regidor, la única solución pasa por que la Junta ayude a paliar el déficit de este sistema y subvencione la tarifa técnica de éste y del resto de tranvías de Andalucía.

En el caso de Vélez-Málaga, la tarifa técnica está fijada en 1,82 euros y el Consistorio subvenciona cada billete con 52 céntimos, una cifra que tendría que elevarse considerablemente si hubiese entrado en funcionamiento la segunda fase del tranvía, cuya obra civil está terminada desde hace tres años.

El alcalde ha destacado las ventajas que ofrecerá el nuevo sistema de transporte en el municipio, puesto que "se mejorará la frecuencia, reduciéndose los tiempos de espera". Sin embargo, los partidos de la oposición no comparten esta opinión y han asegurado que el Ayuntamiento se ha plegado a los intereses de la empresa concesionaria del transporte, Alsa, que no quería mantener el tranvía.

Asimismo, han alertado de que catenarias, vías, semáforos y paradas quedarán sin ningún tipo de mantenimiento y que habrá que seguir pagando las tres unidades móviles del tranvía, aunque este no preste servicio.

Por su parte, la Junta sigue manteniendo su postura de que el tranvía es un transporte municipal, cuya competencia es exclusivamente del Ayuntamiento. Aunque el alcalde ha reiterado que la suspensión tranviaria es temporal, también ha dicho en varias ocasiones que si no se alcanza un acuerdo con la Junta, está dispuesto a vender las unidades móviles a otras ciudades.

El tranvía, que ha supuesto una inversión de unos 40 millones, conectaba desde octubre de 2006 el casco urbano principal de Vélez-Málaga con el núcleo costero de Torre del Mar, en un trazado de 4,7 kilómetros, que debería haberse ampliado en una segunda fase de 1,2 kilómetros.