El Estado aportará a Bankia un total de 23.500 millones de euros

El Estado se hará con el control de BFA y de su filial; el proceso está previsto que se complete este mes de junio.

LIBRE MERCADO | 2012-05-25

BFA-Bankia requiere ayudas públicas por importe de 19.000 millones de euros extra entre saneamientos y necesidades de capital. Además, a esa cantidad hay que sumar los 4.465 millones de euros que el Frob prestó a la entidad en 2010 y que ahora se convertirán en capital.

De esta manera, el banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri recibirá un total de 23.465 millones de las arcas públicas, puesto que el propio ministro de Economía, Luis de Guindos, admitió hace 48 horas en el Congreso que el Estado pondría "todo" el capital que necesitase Bankia para limpiar su balance.

Esto es lo que se desprende del plan de saneamiento diseñado por el nuevo equipo gestor, en colaboración con el Gobierno y el Banco de España y con el asesoramiento de Goldman Sachs. Según el comunicado de BFA-Bankia, el proceso de nacionalización de la entidad se realizará en tres pasos:

Cuando acabe todo este proceso, tanto BFA como Bankia estarán en manos del Estado. La primera porque los 23.465 millones que aporta el erario público prácticamente supondrán el total de sus acciones. Probablemente, las siete cajas fundadoras se quedarán con una participación muy minoritaria.

Por otro lado, BFA tiene en estos momentos el 45% del total de acciones de Bankia. Con una ampliación de capital de 12.000 millones (a la que se permitirá acudir a los actuales accionistas), lo normal es que se haga con un porcentaje de control del banco. Por lo tanto, las dos entidades del grupo serán propiedad pública.

Se espera que la conversión y la ampliación de capital en BFA se completen durante el mes de junio y que resulte en una participación de control del Estado en BFA, a través del FROB.

Nuevas exigencias

En el comunicado hecho público esta tarde, el equipo directivo de Bankia ha reconocido que las nuevas exigencias legales (tanto en España como en la UE) le han obligado a nuevas provisiones y saneamientos, que son los que le han llevado a tener que pedir ayuda al Estado.

Tras este saneamiento y recapitalización, el ratio de capital principal del Grupo BFA se estima que se situará en el 9,8% (el 9,6% en el caso de Bankia), dándose  cumplimiento a las exigencias impuestas por los reguladores español y europeo.

El presidente del Grupo BFA, ha señalado que "la ejecución de estas medidas de recapitalización refuerzan la solvencia, la liquidez y la solidez del Grupo y nos permiten afrontar una nueva etapa de desarrollo del negocio bancario y avanzar en la creación de una gran franquicia".