El Ibex se desploma un 4% en la peor caída del año

Desde 2007, la bolsa española ha perdido más de la mitad de su valor. En el año 2000, el selectivo madrileño cotizaba cerca de los 13.000 puntos.

LIBRE MERCADO | 2012-04-18

El Ibex35 ha vivido este miércoles una nueva jornada de pánico y se ha desplomado un 3,99% en lo que ha sido su mayor caída del año. De esta manera, el selectivo del mercado español continúa, como desde hace varias semanas, atascado en mínimos desde marzo de 2009 y cerca de perder la cota de los 7.000 puntos.

Los analistas achacan el desplome de la bolsa española a varias causas entre ellas los  malos datos de la mora del sector bancario que se han hecho públicos este miércoles. La morosidad supera el umbral del 8% por primera vez desde 1994. Las malas perspectivas del crecimiento de la economía española y del cumplimiento del objetivo de déficit publicadas ayer por el FMI ha acentuado la caída del selectivo. Además, los problemas de las principales empresas estratégicas españolas como Repsol e Iberdrola han acentuado la caída del  indicativo. 

En el año 2000, el índice que engloba a las 35 empresas con mayor capitalización bursátil de España tenía una tendencia alcista y se situaba cerca de los 13.000 puntos, casi el doble de lo que vale actualmente, doce años después. De hecho, en plena burbuja inmobiliaria, el Ibex35 tornó de nuevo a la senda del crecimiento y llegó a su máximo histórico justo a finales de 2007, cuando se empezaba a atisbar la crisis financiera que nos llevaría a esta larga recesión. En ese momento, el Ibex llegó a rozar los 16.000 puntos. Hoy, casi cinco años después, ha perdido más de la mitad de su valor y se ha situado en los 7.079,2 puntos.

La situación de la bolsa española no sólo es preocupante desde el punto de vista histórico. Este año, el Ibex es el único de los grandes mercados europeos que sufre una caída de esta magnitud. Por ejemplo, en Paris, el Cac 40 ha registrado una subida del 0,59% y el indicador de Londres, el FTSE 100, ha ganado un 0,82% en 2012. Peor es la comparación con la bolsa de Fráncfort, en la que el Dax se ha revalorizado un 10,93%. Mientras, en lo que va de año, el selectivo español se ha dejado un 18,85%.

De hecho, el mercado bursátil español es el que más se ha devaluado entre las grandes bolsas mundiales en lo que va de 2012, seguido del índice de Argentina, el Merval, que se ha dejado en estos cuatro meses y medio un 7,39%. Ni Italia ni Portugal se acercan a las pérdidas interanuales del Ibex. La bolsa de Milán ha perdido un 5,66%, mientras que el PSI-20 de Lisboa ha sufrido una caída del 7,54%.

Ibex35 (1999-2012)

Datos Infobolsa, elaboración propia

La jornada

El Ibex se ha desmarcado este miércoles del resto de bolsas europeas que también han sufrido pérdidas, pero no tan acusadas como el selectivo español. Así, la Bolsa de Paris ha caído un -1,59%, el Dax alemán un 1,01% y el FTSE 100 de Londres se ha dejado un 0,36%.

Sacyr lideró los recortes en el selectivo, al desplomarse un 10,36%, arrastrada por la nacionalización de YPF, filial de su participada Repsol, que cayó un 6,21%. El mercado castigó también a ACS, que cedió un 6,06% tras vender el 3,69% de Iberdrola, con una pérdida de 540 millones de euros. Precisamente, Iberdrola, que se precipitó un 7,87%, se erigió como el segundo valor que más perdió.

La penalización de los inversores a esta operación se sumó a las dudas sobre la fortaleza de la banca española. Si el Banco de España asumía ayer que el saneamiento del ladrillo llevará a algunas entidades a números rojos, la sesión arrancaba con un nuevo récord de la morosidad del sistema financiero, por encima del 8%.

En este contexto enrarecido, Santander se desplomó un 4,03% y BBVA, un 3,07%. Bankinter se anotó la tercera mayor caída del selectivo, con una pérdida del 6,84%. Otro de los grandes del Ibex como Telefónica se desplomó un 4,15%. Sólo Grifols (+0,55%) salvó el rojo.

En el mercado de deuda pública, la prima de riesgo descendía ligeramente a los 412 puntos básicos, aunque con la rentabilidad del bono a 10 años peligrosamente estabilizada en el 5,83%.