Soria: la expropiación es una "cortina de humo con el enemigo externo"

El ministro de Industria critica las formas y el fondo del Gobierno de Kirchner y considera que la sociedad argentina está ruborizada.

LIBERTAD DIGITAL | 2012-04-18

El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha dicho que la expropiación de YPF por parte del Gobierno de Argentina es una "cortina de humo con el enemigo externo" que pretende "desviar los problemas internos" del país suramericano. El político popular ha puesto como ejemplo las últimas posturas del ejecutivo de Kirchner respecto a las Malvinas, España y Repsol.

Soria, que no ha avanzado ninguna medida del Gobierno español contra el argentino, sí que ha apuntado en TVE que estas tendrán un enfoque diplomático, comercial y energético. El titular de la cartera de Industria ha insistido en distinguir la "posición de la sociedad argentina de la de las autoridades", y tiene la impresión de que en esta hay "rubor". Además, el Gobierno está estudiando la posibilidad de eliminar "las importaciones importantes para Argentina como la soja o el bioetanol" a modo de "represalias comerciales".

El popular ha dicho que "no está Argentina en condiciones" de nacionalizar empresas porque "necesita recibir inversiones". Soria ha añadido que cuando un gobierno lleva a cabo una acción de tal "hostilidad e ilegalidad" en términos del derecho argentino y del internacional está enviando "una señal" a todos los países del mundo. "¿Qué garantía se puede dar de que esto es una acción aislada?", se pregunta.

El ministro de Industria ha recordado que "todo apuntaba" a que la nacionalización ocurriría el pasado jueves, pero "aquello se paró" y "48 horas después", los medios apuntaban a que YPF no sería nacionalizada. Soria ha vuelto a hablar de su encuentro con los ministros de Energía y de Economía argentinos, y ha dicho que el Gobierno argentino incumplió "gravemente" el compromiso alcanzado en esa reunión.

Por último, el político popular ha dicho que la postura de Estados Unidos respecto a este asunto ha sido "poco entusiasta", y que le hubiera gustado que las declaraciones del ejecutivo de Barack Obama hubieran sido más parecidas a las de gobiernos como el de México o Bolivia.