El SEPLA ve difícil un acuerdo con Iberia tras anunciar un recorte salarial

El pasado 9 de abril el SEPLA inició una nueva tanda de paros: son treinta jornadas para todos los lunes y viernes hasta el próximo 20 de julio.

LM/AGENCIAS | 2012-04-17

El sindicato de pilotos SEPLA en Iberia ha advertido este martes de que pocos puntos de encuentro van a poder encontrar con la aerolínea si su propuesta de partida para negociar con ellos es recortarles los costes salariales un 20 %.

Iberia ha decidido este martes recortar en un 20 % el coste salarial de sus pilotos, una medida que supondrá para la compañía aérea un ahorro anual de 62 millones de euros y con la que pretende ser más competitiva y asegurar su viabilidad en un contexto de crisis aguda.

En un comunicado difundido este martes, la aerolínea explica que esta medida, a la que se une un aumento en el límite de horas de vuelo al año, se enmarca en el conflicto que mantiene con sus pilotos, cuya huelga ha agravado "seriamente" la delicada situación por la que atraviesa por la débil demanda, los elevados precios del petróleo y una fuerte competencia, informa Efe.

Fuentes de SEPLA-Iberia consultadas por Efe han declinado valorar esas medidas de recorte.
Además han indicado que están contenidas dentro de un paquete de medidas más grande que ayer presentó Iberia al Ministerio de Fomento con el único objetivo de "cargarse la españolidad del aeropuerto de Madrid-Barajas, así como la productividad de Iberia".

En ese paquete también se contempla eliminar el fondo de pensiones que tienen los pilotos o echar a la calle a los que están de baja, han precisado las fuentes.

Por ello, los portavoces del SEPLA consultados han concluido que la propuesta de recortar el salario de los pilotos y aumentar su productividad es pura "demagogia", comparada con la intención de "cargarse la españolidad de Barajas".

El pasado 9 de abril el SEPLA inició una nueva tanda de paros: son treinta jornadas para todos los lunes y viernes hasta el próximo 20 de julio, y son continuación de las doce realizadas entre diciembre y febrero en protesta por la creación de la filial de bajo coste Iberia Express, que empezó a operar el pasado 25 de marzo.

Esos doce días de huelga supusieron para la compañía una pérdida de 36 millones de euros -3 millones de euros por cada jornada-, por lo que la nueva serie de paros podría restar otros 90 millones de euros más