Alonso promete que no habrá recortes del "gasto social" ante un PSOE roto

El portavoz ha pedido el voto a los diputados después de que Rubalcaba tratara ayer de ganarse su apoyo. "El déficit no es inamovible", dijo.

libertad digital | 2011-08-30

 

El portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, ha abierto el debate para la toma en consideración de la reforma constitucional en el Congreso. Después de una maratoniana jornada para tratar de aplacar las voces críticas en el PSOE, -aunque un diputado y dos senadores ya han anunciado que votarán en contra-, el socialista ha defendido desde la tribuna el cambio en la Constitución, prometiendo a sus diputados que no supondrá recortes en el "gasto social".

Justificó la introducción del techo de gasto, que finalmente no incluirá cifras concretas, en "las fortísimas tensiones en los mercados financieros, con impacto directo en el coste de la financiación". Tras el "récord histórico" de la prima de riesgo en verano, "en otoño la situación puede agravarse", lo que "pondría en riesgo las políticas sociales en el Estado de bienestar", explicó.

El cambio, según dijo, responde a una "decisión coherente y contundente" que busca despejar dudas sobre España. "No hay mejor manera de despejar incertidumbre, somos un país cumplidor en el pago de nuestras deudas y no debe haber ninguna duda al respecto".

El único aplauso, tímido, que logró arrancar a sus compañeros llegó cuando dijo que "lo que caracteriza las políticas progresistas es que la izquierda gasta los recursos en profundizar en la igualdad". "Nosotros lo hemos hecho históricamente como nadie y lo vamos a seguir haciendo. Pero el poder público debe disponer de recursos", adujo.

Afirmó que la introducción de la regla fiscal "demuestra el compromiso de España con la responsabilidad y no supone recortes de gasto social". Y añadió que los recortes, si los hubiera, "dependerán de las decisiones de quien gobierne en cada momento". La norma, insistió, "es imprescindible para seguir financiando el gasto social".

Tras leer cómo quedaría redactado el artículo 135, enfatizó que el déficit no será "inamovible", puesto que puede "elevarse" en situación excepcional, y que se habla en todo momento de déficit estructural. "En la voluntad de los socialistas, en la negociación y redacción ha estado presente la necesidad de preservar la estabilidad" y "el nivel de conquistas sociales por el que tanto hemos luchado. No nos podemos permitir deber en exceso", dijo antes de pedir el voto a la Cámara.