Iglesias atribuye el vaciado de la reforma a la "mano de Rubalcaba"

Iglesias ha tenido que dar la cara tras la reunión del PSOE sobre la reforma de la Constitución. "Tener mucho déficit no es una política progresista", ha dicho.

LIBERTAD DIGITAL | 2011-08-29

El secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, ha sido el encargado de comparecer al término de la reunión de la Ejecutiva Federal del partido. El encuentro se preveía muy tenso tras las fuertes críticas que la reforma constitucional ha suscitado dentro del partido. Iglesias, sin embargo, ha negado la mayor: en el encuentro, según ha dicho, ha habido debate pero su formación va a actuar como "una roca", es decir, no va a haber ruptura de la disciplina de voto este martes.

Según ha dicho Iglesias, en la reunión han intervenido tanto José Luis Rodríguez Zapatero como Alfredo Pérez Rubalcaba. "Han explicado el proceso de una toma de decisión urgente, en que se han tenido que poner de acuerdo muy rápidamente", ha explicado.

Utilizando los mismos argumentos del candidato, Iglesias ha dicho que la reforma "no es una claudicación". "El tener mucha deuda es la peor política que podemos tener (...) Es imprescindible tener unas cuentas saneadas porque eso garantiza las políticas de cohesión social", ha indicado el dirigente socialista, que ha insistido en todo momento en que la crisis es "de todas las economías del mundo". En su explicación, Iglesias ha llegado a decir que "tener mucha deuda y mucho déficit no es una política progresista", y ha vaticinado que "la gente entenderá perfectamente por qué se toman estas decisiones".

Ya en el turno de preguntas, Iglesias se ha referido a la convulsa situación de su partido para minimizar la división. Según ha dicho, el grupo socialista es un grupo "muy sólido, muy rocoso" y "muy cohesionado". "Hay debate, pero hay posiciones plenamente firmes de apoyo al Gobierno y de apoyo al partido", ha afirmado Iglesias, que insistía una y otra vez en lo "excepcional" y lo "rápido" de la toma de decisiones.

Refiriéndose a lo vivido en la Ejecutiva, ha contado que "ha hablado prácticamente todo el mundo" y "ha habido apoyo total a las declaraciones del Gobierno". Según ha dicho, lo único que ha ocurrido es que "ha habido solicitud de explicaciones, pero ha habido un apoyo, al menos en el tramo que yo he estado". Para Iglesias, "todo ha discurrido con absoluta normalidad y con apoyo a las decisiones que se habían tomado".

Preguntado por la posibilidad de un referéndum, Iglesias lo ha descartado: "La Constitución tiene su propia normativa y para estas cuestiones no exige un referéndum. Creemos que en estos momentos abrir la hipótesis crearía más incertidumbre en aquellos que queremos transmitir certidumbre".

En la comparecencia también ha sido preguntado sobre la desbandada de dirigentes socialistas. Iglesias ha negado tener la sensación de "ser los últimos de Filipinas" y ha alegado que tanto Salgado como Chaves se han puesto "a disposición" del candidato. "No es un goteo ni mucho menos", ha afirmado el secretario de Organización, que no ha aclarado qué cargo ocupará él porque aún "no hemos confeccionado las listas". "Pero lejos de mí cualquier sensación de que no formo parte de este nuevo proyecto, o que tengo alguna reticencia".