Los 'indignados' se felicitan por la "reconquista" de Sol y amenazan con más actos

El movimiento 15M, que el viernes a última hora volvió a ocupar Sol con el beneplácito del Gobierno, promete seguir convocando actos el sábado.

libertad digital | 2011-08-06

El movimiento 15M ha convocado para este sábado toda una serie de actos en el centro de Madrid, como explican desde la web Tomalaplaza.net, tras acceder el viernes a la Puerta del Sol de forma pacífica.

Los 'indignados' aseguran en la página web que continuará con sus actos durante todo el fin de semana "con espíritu de trabajo y buen humor". Consideran que las asambleas y movimientos pueden servir para sentar las bases ideológicas y "conexionar el movimiento en Madrid".

Los 'indignados' volvieron a entrar este viernes en la Puerta del Sol, donde han celebrado una asamblea que ha comenzado con un comunicado de felicitación por reconquistar un espacio que estuvo blindado durante toda la semana por la Policía.

Después de una semana de tira y afloja con la Policía Nacional, las fuerzas de seguridad no puso impedimento al regreso de los simpatizantes del 15M, que iniciaron en torno a las 20.00 horas una marcha que arrancó en Atocha.

Además, han propuesto acudir a las doce y media del mediodía a los juzgados situados en la Plaza de Castilla para esperar la puesta en libertad de los detenidos el jueves.

En los próximos días, los ‘indignados’ informarán sobre las actividades que tienen previstas de forma provisional, lo que harán provisionalmente en la Puerta del Sol hasta que consigan la infraestructura necesaria para restablecer un punto de información permanente, según han aclarado en la asamblea

El tráfico de vehículos por la céntrica plaza madrileña se encuentra restablecido y los coches y autobuses circulan con total normalidad.

Poco antes de acceder a la Puerta del Sol, los indignados volvieron a concentrarse ante el Ministerio del Interior para protestar por la carga policial del jueves. La madrileña Puerta del Sol ha vuelto a abrirse al público.

Un fuerte cordón policial custodió en todo momento el Ministerio del Interior, situado en el Paseo de la Castellana, una de las principales vías de la ciudad, previendo posibles altercados como los sucedidos el jueves. Esta vez, sin embargo, los indignados se han limitado a obedecer a los agentes y no pasar de una determinada zona.