Publican un libro de poemas para leer en bautizos, comuniones y entierros laicos

Un libro "El árbol rojo" recoge una recopilación de poemas para utilizar durante las denominadas "ceremonias laicas", como bautizos, comuniones o entierros. Recoge también apartados para las bodas gays.

LD / EFE | 2010-08-27

El laicismo pretende esconder cualquier signo religioso arrinconándolo al ámbito privado. Sin embargo, mientras se trabaja desde distintos lobbys y desde el Gobierno para conseguirlo también intentan suplantar algunos de los ritos religiosos llevándolos a su terreno. Este es el ejemplo de los bautizos, comuniones o bodas laicas. Todo es igual pero los textos sagrados se sustituyen por textos sobre la naturaleza o cartas de la ONU. Ahora han presentado un libro que recoge algunos de estos textos.

Así empieza la agencia EFE su información sobre este libro: "en España hubo un tiempo en el que solo los creyentes eran los dueños de ritos y ceremonias, algo que ha cambiado, y hoy bodas, bautizos y despedidas laicas ganan espacio. Por ello, y para reivindicar los valores civiles y laicos, Andrés Rubio ha seleccionado grandes poemas y música para estas ocasiones".

La propuesta del periodista y cineasta que ha quedado reunida en "El árbol rojo", libro que recoge poemas de autores de todos los tiempos, que incluye además una selección musical, para dar "valor emocional" a este tipo de ceremonias.

Todo el libro es una reivindicación de lo laico. "Si nos atenemos a los datos que dio el Instituto Nacional de Estadística hace un mes, las bodas civiles han superado por primera vez en la historia a las religiosas -explica el autor a Efe-, lo que significa que hay una demanda social. Y ese es un dato que refleja que la gente quiere celebrarlo porque necesitamos los ritos", argumenta Rubio.

También para el escritor este dato refleja que la gente se aleja de las connotaciones religiosas y opta por otra manera de celebración. Un asunto que debería llevar, en su opinión, a la jerarquía religiosa a reflexionar sobre este hecho.

En cuanto a la selección de los poemas, Rubio reconoce que es muy personal y subjetiva. "Es una selección que ha buscado grandes poemas con mucha prosodia, textos que se pudieran leer en voz alta, algo festivos". Mientras que en el caso de los funerales ha intentado buscar algo "que mitigara las sensaciones desangeladas, y para ello he buscado -explica- fragmentos de algo que produjera alguna especie de catarsis emocional entre los asistentes".

Y, como para atrapar las emociones y ponerles palabras están los poetas, como dice el propio Rubio en el prólogo del libro, para las bodas el compilador propone versos de Pedro Salinas, o un poema de la argentina Alejandra Pizarnik que dice: "Recibe este rostro mío, mudo, mendigo/Recibe este amor que te pido./Recibe lo que hay en mí que eres tú".

También están incluidos el norteamericano Walt Whitman -poeta favorito de Rubio por ser "muy hímnico y sutil y un gran reivindicador de los arrebatos de la felicidad y la exaltación de la comunidad de una forma muy contemporánea"-, Luis Cernuda, Paul Éluard, Rilke o Neruda, entre otros.

Andrés Rubio incluye además un apartado denominado "Bodas y Uniones LGTB", en cuyo prólogo destaca el momento -30 de julio de 2005- en el que se aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo, y en él recoge, además del poema de Walt Whitman: "Durante cuánto tiempo nos engañaron" y de otros muchos, el texto que se lee para estas bodas en el ayuntamiento de Campillo de Ranas, en Guadalajara.

Juan Ramón Jiménez alumbra con sus versos las despedidas a los muertos, al igual que Konstantino Kavafis y su "Ítaca", o el "Requiem" de Stevenson. Por otra parte, "Bienvenidos a la Comunidad" es el apartado dedicado a los nacimientos. Poemas que dan la bienvenida a los niños como ciudadanos de una sociedad democrática.