El Banco de España avisa: no todas las cajas catalanas "están sanas"

Tras la intervención de la Caja de Castilla-La Mancha, el Banco de España pone ahora la lupa en las cajas de ahorros catalanas. Aunque no cita ninguna, Caixa Catalunya, dirigida por el ex ministro del PSOE, Narcis Serra, es una de las más afectadas por la morosidad.

2009-03-30

(Libertad Digital) Aunque el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, diga que no contempla más intervenciones de entidades financieras –tras la efectuada en la Caja Castilla-La Mancha-, el organismo supervisor español pone la lupa en el sector financiero catalán.

En concreto, el consejero de gobierno del Banco de España Guillem López Casasnovas subrayó este lunes que sería "ficticio" decir que todas las cajas de ahorros catalanas están "sanas", aunque destacó que los equipos directivos de las entidades están haciendo el trabajo que les corresponde para recuperarse.

En una entrevista a la cadena local Com Ràdio recogida por Europa Press, López Casasnovas, destacó que la concentración de cajas en Cataluña es "muy importante", por lo que sería "muy extraño que todas estuvieran completamente sanas". No obstante, aseguró que Cataluña no está en una situación "extraordinaria"

Sobre la intervención del Banco de España ayer a Caja Castilla La Mancha (CCM), trasladó un mensaje de tranquilidad y aseguró que las cosas se están haciendo bien. Añadió que la intervención vino después de constatar que la solución interna -que era que Unicaja emprendiera responsabilidad en el saneamiento- "no haya funcionado", lo que forzó "un cambio importante de los administradores".

Para el consejero del Banco de España, la hoja de ruta que deben seguir estas entidades pasa por recomponer sus equipos directivos en los casos en los que los responsables "no lo hayan hecho precisamente bien" y, después, se les debe dar tiempo para que hagan "el saneamiento interno".

López Casasnovas aseguró que sólo en los casos en que no puedan salir solas de la situación se deberá entrar a hablar de concentraciones, y sólo en casos "más extremos", de absorciones de otras cajas de ahorros o de otras entidades.

El caso de Caixa Catalunya

Estas declaraciones del consejero del Banco de España ponen otra vez en el disparadero a Caixa Catalunya, una de las entidades financieras españolas que tienen una mayor morosidad. La grave situación por la que atraviesa la entidad se pone de manifiesto en el informe financiero anual de 2008 remitido a la CNMV.

En su comunicado al regulador los datos revelan que, salvo que la entidad frene en seco el crecimiento de la morosidad y recupere un porcentaje muy elevado de la que ya ha declarado, en 2009 no sólo se gastará toda la provisión genérica, sino que no tendrá suficientes ingresos operativos para cubrir todas las provisiones que tendrá que dotar. Lo cual le obligará a vender todo tipo de activos, e incluso podría poner en peligro sus ratios de capital.

Al cierre de 2008, la entidad que preside el ex ministro de Defensa y ex vicepresidente del Gobierno socialistam, Narcís Serra, declaró una morosidad que debe provisionar por calendario rápido (créditos sin garantía, con garantía que no sea vivienda terminada o hipotecas por más del 80% del valor de tasación) de 2.708,8 millones de euros.

Aunque la realidad es un poco más compleja y el calendario de cada crédito depende de cuándo entró en mora, en general los analistas asumen que el 25% de esa mora se provisionó el primer año (2008) y que el resto debe provisionarse en 2009, aunque es cierto que una parte se prolongará hasta 2010. Ese 75% suponen 2.031 millones.

A eso hay que sumar el 25% de la nueva mora que se declare en 2009. Las propias cajas hablan de estimaciones de hasta un 9% de morosidad para el conjunto el sector. Pero la caja sólo dispone de una provisión genérica de 787 millones.

El pasado 14 de marzo, la agencia de calificación financiera Fitch ha rebajado el rating a largo plazo de Caixa Catalunya hasta “BBB+” con perspectiva "estable", desde la calificación “A” con perspectiva "negativa", mientras que recortó la de corto plazo de F1 a F2.

La agencia considera que, mientras los nuevos gestores de la caja catalana han tomado "medidas proactivas para mejorar su rentabilidad (incluyendo un control estricto de los costes), la calidad de los activos, la liquidez y capital", la economía española y el mercado de viviendas han sido afectados por la crisis financiera global "haciendo que un vuelco rápido sea difícil de lograr".

La Generalidad descarta una "intervención inmediata"

El consejero de Economía y Finanzas de la comunidad autónoma catalana, Antoni Castells, afirmó este lunes que "no hay una emergencia en estos momentos en Catalunya, de una manera más o menos inmediata", en referencia a la situación de las cajas de ahorros, después de que el Banco de España interviniese ayer Caja Castilla La Mancha (CCM). Sí que habló de un "seguimiento constante de las entidades, un contacto permanente".

Castells, quiso lanzar un "mensaje de tranquilidad respecto a la solvencia" del sistema financiero catalán, y destacó el seguimiento que se está realizando por parte del Govern y del Banco de España.

Con todo, puntualizó respecto al futuro: "Estamos entrando en una etapa en la que puede haber dificultades, y podría haber medidas para garantizar la solvencia de las entidades y los depósitos de los clientes".

El conseller hizo estas declaraciones en una rueda de prensa sobre los ingresos de la Generalitat en 2008, que fueron de 3.405 millones de euros menos de lo previsto, debido sobre todo a la caída generalizada en la recaudación de impuestos por la crisis.