El Nobel Krugman dice a Zapatero que le "aterra" la economía española

El Nobel de Economía y gurú del presidente del Gobierno, Paul Krugman, está “aterrado” por la situación de la economía española y urge a acometer reformas estructurales de calado. Zapatero afirma que eso es también lo que él opina y pone como ejemplo el Plan E.

2009-03-16

LD (L. Ramírez) José Luís Rodríguez Zapatero no sabe de economía y lo demuestra cada vez que efectúa análisis sobre la situación española. El premio Nobel de Economía, Paul Krugman, ha sido hasta ahora uno de los gurús preferidos por el presidente del Gobierno español y por ello ambos han mantenido una entrevista en el Palacio de la Moncloa.

El economista ha pedido a Zapatero que realice reformas estructurales porque “la situación económica española es aterradora” y después ha salido el líder del Ejecutivo ante los medios de comunicación poniendo como ejemplo de iniciativas de reformas el Plan E. El problema es que el citado plan no contiene ni una reforma estructural.

El premio Nobel, en línea con lo avanzado el domingo por LD, sabe que España va camino de una crisis similar a la de Japón y por ello asegura que la salida de la crisis en nuestro país será "extremadamente dolorosa".

Krugman aboga por una reducción de salarios y precios y considera que España "necesitaría una deflación relativa del 15%" para salir de esta situación. Y, además, reconoce que es posible que España "estuviera en mejor situación si jamás se hubiera unido al euro", aunque consideró que la pertenencia al área de la divisa única "es irreversible" y querer salir del euro aunque fuera de forma temporal "nos llevaría al caos".

En el caso de España, Krugman cree que sólo se podrá salir de esta situación con un proceso interno de aumento de la productividad. De lo contrario, España estará abocada a una reducción drástica de los salarios, "lo cual es un proceso muy doloroso".

El economista ha remarcado que España se encuentra en una situación especialmente difícil en comparación con el resto de los países europeos. "Los próximos años van a ser muy difíciles para los españoles", ha resaltado durante su intervención en Innovae, un foro del Ministerio de Ciencia e Innovación.

Zapatero entrega a Krugman una copia del Plan E

Después de este análisis, que pone de manifiesto la gravedad de la situación, Zapatero ha entregado a Krugman una copia del Plan E. Si el economista lo lee se sorprenderá, ya que ninguna de sus recetas está incluida en el proyecto de Moncloa y las reformas estructurales brillan por su ausencia, especialmente en materia laboral.

 


Posteriormente, durante su intervención en unas jornadas organizadas por el Ministerio de Ciencia e Innovación, el presidente del Gobierno ha abogado por una “transición económica” similar a la realizada en los años ochenta y, acto seguido, ha apelado al esfuerzo de los ciudadanos para lograr la recuperación gracias al conocimiento y la innovación.

Sorprende este enfoque, ya que en la última reforma fiscal el Gobierno decidió dar marcha atras en las rebajas tributarias a las empresas que apuesten por la I+D, y en materia escolar España ocupa uno de los últimos vagones de cola de Europa, según ha puesto de manifiesto el informe Bolonia.

A pesar de esto, Zapatero ha decidido emplear la demagogia y ha recordado cómo España se embarcó hace casi treinta años “con valentía e inteligencia” en el proceso de modernización de su marco institucional, de su modelo de convivencia y de su estructura productiva.

Tres décadas después, ha añadido, el "desafío" para superar la crisis es la transición hacia una economía más competitiva, con sectores menos inflacionistas y empleos de más valor añadido y, para ello, la innovación es "la gran palanca". Y todo ello a pesar de que Zapatero ha reconocido la existencia de la crisis hace pocos meses.

"No saldremos de esta crisis debilitando nuestro sistema social, sino fortaleciendo nuestro sistema productivo", ha garantizado. Tras señalar que el principal factor diferenciador de la crisis española es la destrucción de empleo, ha recordado las iniciativas puestas en marcha para paliar esta situación, "cuyos efectos se harán más notorios en los próximos trimestres".

Y como ejemplo de la importancia de la innovación, ha destacado que mientras que en los dos primeros meses del año las afiliaciones a la Seguridad Social disminuyeron el 6% en tasa interanual, en el sector de las tecnologías de la información el empleo aumentó el 6 por ciento y en investigación y desarrollo un 10%.

“Medidas modernizadoras” en energías renovables

La apuesta por un modelo productivo más competitivo pasa por reformas estructurales y Zapatero ha avanzado que en las próximas semanas se aprobará un paquete relevante de "reformas modernizadoras". El presidente del Gobierno ha apostado por consolidar sectores en los que España ostenta una posición de liderazgo, como las energías renovables, las tecnologías de la información, la biotecnología y la salud, y el aeroespacial, pero también por innovar en los sectores tradicionales.

Ha destacado así la necesidad de aprovechar el potencial del sector turístico, el agroalimentario, el automóvil e incluso la construcción, al que ha instado a encontrar nuevos nichos de actividad en ámbitos como la rehabilitación energética y el uso de materiales más sostenibles.

"Aprovechemos la puerta que nos abre la innovación para acceder a una economía basada en el conocimiento, fuerte en su base productiva, ágil en su capacidad para reaccionar y adaptarse a una evolución constante", ha manifestado.