Defensa cederá al Museo Nacional del Vidrio la cristalera de la Academia de Toledo

El Ministerio de Defensa está negociando con la Fundación Centro Nacional del Vidrio un acuerdo para cederle la vidriera con el escudo del águila de San Juan del comedor de gala de la Academia de Infantería del Ejército de Tierra.

2009-03-09

L D (Europa Press) El acuerdo que evalúa con la citada fundación el Departamento que dirige Carmen Chacón contempla la entrega al Museo Nacional del Vidrio, con sede en Segovia, de la cristalera con el águila de San Juan, así como de otras obras con valor artístico e histórico de ese mismo material y que están afectadas por la retirada de símbolos franquistas que establece la denominada Ley de Memoria Histórica.

Fuentes del Ministerio de Defensa explicaron a Europa Press que el Departamento está estudiando alcanzar un pacto que permita que la retirada de la vidriera y su traslado hasta el centro situado en Segovia tengan el menor coste económico e incluso que ambas operaciones puedan llegar a realizarse con coste económico "cero".

Defensa había evaluado inicialmente reemplazar la cristalera sin ceder dicha pieza a ninguna otra entidad, a pesar del informe en el que pasado año la Academia de Infantería le desaconsejaba la operación por su elevado coste y porque el gremio de vidrieros la había calificado como una obra única por su valor histórico y artístico.

De 240.000 euros a "el menos coste"

Fuentes militares consultadas por Europa Press confirmaron que el coste de esa retirada inicialmente evaluada por el Departamento que dirige Carme Chacón ascendía a unos 240.000 euros y que la vidriera del comedor de gala está catalogada por el Ministerio como uno de los bienes que tienen que ser retirados por su supuesta simbología franquista.

Avanzado por el diario El País, el acuerdo que ahora negocia Defensa supondrá que la Fundación Centro Nacional del Vidrio sufragará la compra de una nueva cristalera y contribuirá económicamente al pago de la retirada de la antigua y su desplazamiento hasta el Museo del Vidrio. Defensa, por su parte, no se limitará a entregar sólo la vidriera del comedor de gala sino que, además, estudia aportar otras obras "de valor artístico e histórico" que están confeccionadas con ese mismo material, señalaron las fuentes que participan en la negociación.

De este modo, el museo conseguirá incorporar nuevas obras a su ya destacada colección y el Departamento que dirige Carme Chacón cumplirá la Ley de Memoria Histórica con la retirada de la vidriera pero sin incurrir en un elevado coste económico en tiempos de crisis ni en la destrucción de una obra que el propio Ejército de Tierra catalogó en sus informes internos como un bien de valor histórico y artístico y una pieza única en el mundo.

Fuentes del Museo del Vidrio confirmaron a Europa Press que su centro está "tramitando" el acuerdo con una de las direcciones generales del Ministerio de Defensa y que el objetivo principal del mismo es que la vidriera del comedor de gala de la Academia de Infantería se conserve en sus instalaciones de la Real Fábrica de La Granja (Segovia).

Informe contrario al traslado

La incorporación de otras obras de vidrio de la Academia de Infantería de Toledo al acuerdo entre Defensa y el Centro Nacional del Vidrio cobra especial importancia por el hecho de que se tratará de elementos caracterizados por su "valor artístico e histórico" y que están directamente afectados por la aplicación de la Ley de Memoria Histórica.

El informe elaborado en enero del pasado año por la Academia de Infantería de Toledo sobre todos sus símbolos franquistas, al que tuvo acceso Europa Press, dedica un apartado exclusivo a las vidrieras que "por su alto valor artístico e histórico" no deben ser sometidas a la retirada que impone dicha norma.

Esa parte del documento refleja explícitamente que esas obras, incluida la cristalera del comedor de gala y otras vidrieras, no deben ser sustituidas por el valor de la técnica con que fueron confeccionadas y porque su reemplazo conllevaría un coste económico elevado.

El Departamento que dirige Carme Chacón, a pesar de ese informe interno del Ejército de Tierra, decidió finalmente incluir en su catálogo sobre los elementos franquistas que continúan en los inmuebles de las Fuerzas Armadas la cristalera con el águila de San Juan como uno de los elementos que deben ser retirados por aplicación de la Ley de Memoria. Cumpliendo esa directriz, Defensa solventará la polémica generada por la retirada de esa cristalera y por el alto coste de su presupuesto con un acuerdo "amplio" con una institución pública de trayectoria reconocida como la Fundación Centro Nacional del Vidrio.