La Vanguardia pide que se censure a la COPE por las críticas a Rajoy

Acoso y derribo contra la COPE desde los sectores políticos y mediáticos interesados en mantener a Rajoy al frente del PP. El diario La Vanguardia vuelve a la carga por segundo día consecutivo. En un editorial, titulado "Lo que no puede durar", el rotativo de Javier Godó se refiere explícitamente a lo que llama "inaudita campaña de acoso y derribo" al líder del PP. Su subdirector Enric Juliana sigue obsesionado en enfrentar a Monseñor Cañizares y corrige la mentira que publicó ayer sobre el anuncio de la renovación de Jiménez Losantos.

2008-05-28
(Libertad Digital) El diario La Vanguardia lleva su campaña de acoso contra la COPE tanto a su sección de "Política" como a su línea editorial. En la primera, dice que "El ejecutivo de la Conferencia Episcopal convoca al presidente del COPE" y asevera que "la cúpula eclesial examinará la línea de la emisora con Alfonso Coronel de Palma".
 
En la información, el subdirector Enric Juliana reitera lo que ya publicó ayer haciendo hincapié de nuevo en la supuesta oposición del cardenal arzobispo de Toledo, monseñor Cañizares, a la renovación de Federico Jiménez Losantos. Cuestión en la que ayer mentía, como reflejamos en Libertad Digital, al decir que Jiménez Losantos había adelantado la noticia de su renovación en LD como parte de un ardid para presionar a los obispos.
 
Esto es lo que decía Juliana ayer: "La noticia fue difundida inmediatamente después de la audiencia por el portal de internet Libertad Digital, del que es vicepresidente Jiménez Losantos. Ante tal circunstancia, la Cope confirmó de inmediato la renovación en su página web. A todas luces, el ardid pretendía asociar la noticia con la visita de la cúpula episcopal a la Santa Sede, en la audiencia con el Papa, nadie habló de la Cope".
 
Y esto es que lo publica hoy, aunque no admite su rectificación: "El 19 de mayo, la renovación deJiménez Losantos -por un año prorrogable- era anunciada por la Cope (y el portal de internet Libertad Digital),al concluir una audiencia del Papa Benedicto XVI al comité ejecutivo de la CEE en el Palacio Apostólico del Vaticano".
 
Ya en su sección de opinión, el rotativo vuelve a la carga con gran virulencia. Dice el periódico de Godó que COPE se caracteriza por mantener una línea "de agitación y propaganda" que "no puede durar". Además, espeta que "desde hace tiempo son numerosas las voces, laicas y eclesiales, que expresan su extrañeza por el sesgo de la citada emisora".
 
En el texto, titulado "Lo que no puede durar", también se pueden leer improperios como que la emisora trasladó a la sociedad española "mensajes que incitaban claramente al odio", en relación al debate estatutario. Para el periódico, COPE es sinónimo de "excitación y extremismo".
 
La crisis interna del PP
 
La Vanguardia dice claramente que este nuevo llamaiento a la censura de los prfesionales de la COPE parte del  tratamiento informativo de la emisora en torno a la crisis interna que sufre el PP. Haciendo caso omiso a la libertad de opinión, el periódico critica la "inaudita campaña de acoso y derribo del líder del Partido Popular". En este sentido, apostilla que "igualmente inaudito resulta que un medio de comunicación propiedad de la Iglesia tome partido de manera tan sectaria y agresiva en el denso debate interno hoy abierto en el centroderecha español".
 
"Hace pocos días -continúa- desde las ondas episcopales se llamó a la sublevación de la militancia del PP, pronunciamiento que se tradujo en una manifestación de apenas doscientas personas que vociferaron consigas de extrema derecha ante la sede del PP".
 
Ya al final del editorial, La Vanguardia asegura que la Iglesia "tiene derecho a intervenir en el debate público" pero "debe hacerlo con una inteligente lectura de la realidad social".