Revilla: "Cantabria me pone, pero España también me pone"

El presidente de Cantabria, Miguel Angel Revilla, que se definió a sí mismo como un "radical español", aseguró este martes durante su réplica en el Debate del Estado de las Autonomías que nombrar a su Comunidad "me pone, pero también me pone oír la palabra España".

2005-11-08
L D (EFE) La segunda intervención de Revilla en el Debate fue la más aplaudida de todos los presidentes autonómicos, y arrancó grandes carcajadas de los miembros del Gobierno -con su presidente a la cabeza-, de los senadores, periodistas y hasta de las tribunas de invitados, tras una tarde de debate largo y tedioso en la que los ánimos empezaban a decaer. Revilla consideró "perfectamente compatible" sentir orgullo de ser cántabro y español, y se mostró convencido de que, tras este debate, "se va pinchar un globo que ha ido creciendo" y se va a constatar que España "no sólo no corre ningún riesgo, sino que está como nunca ha estado".

Ante los aplausos del Gobierno, Revilla admitió que por hacer reconocimientos como éste "ya sé que me dicen que soy un pelota del presidente", aunque a pesar de ello reiteró su convencimiento, tras escuchar a Zapatero, de que "España no corre ningún peligro". Desveló que en una reciente entrevista con el embajador de EEUU en España, a quien definió como "un hombre muy sensato, que no parece del Partido Republicano", éste le reveló la "admiración" que siente por España.

Criticó que en el debate "cada uno haya venido a vender su libro y haya echado la llorada de su región", consideró que algunas son "muy poco justas", y reprochó el que hayan llorado "los que tienen de riqueza un 20 por ciento más que la media comunitaria". "Podría entender que llorasen los de Extremadura o Cantabria, pero no esos", aseguró el dirigente cántabro, entre risas de todo el auditorio y especialmente del presidente catalán, Pasqual Maragall.
 
Reproches a Aguirre por no veranear en Cantabria

También reprochó a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que antes veranease en Cantabria "y se haya pasado a Asturias", y le recordó que Madrid es el fruto de los madrileños "y de todos los que del resto de España que venimos y contribuimos aquí". En este sentido, lamentó que desde las CCAA sea preciso venir a gestionar todo a Madrid, y explicó que el 85 por ciento de sus gastos de protocolo se invierten en viajes a la capital, "y eso que vengo solo y en taxi".

En cuanto al sistema de financiación, se mostró convencido de que Zapatero "no va a consentir que nadie, a través de Estatutos o fórmulas extrañas, pueda rescatar fórmulas de discriminación de unos territorios sobre otros", y destacó que en Cantabria "ya hemos sufrido esas discriminaciones y todavía las sufrimos con el sistema fiscal de los vecinos del Este".

Recordó que a los cántabros les llaman "los cucos", explicó que el cuco, "un pájaro un poco puñetero muy abundante del norte, que no se si habrá en Cataluña", pone el huevo en el nido de otro pájaro, y le tira sus huevos para que críe los propios, y justificó este apelativo porque las cántabras iban a parir al País Vasco -cuyos jóvenes estaban exentos de ir a la mili- "para librar a sus hijos de ir a la muerte". "Con este precedente, puede haber diversidad, pero no consentimos que haya desigualdades e injusticias", indicó y concluyó, en medio de los aplausos generales, deseando que en el futuro haya debates como éste "todas las semanas", aunque aseguró que al presidente "le liberaríamos una vez al mes".