Tres soldados turcos mueren por la explosión de minas colocadas por terroristas kurdos

Varias minas han explotado al paso de vehículos militares del Ejército turco matando a tres soldados y dejando heridos a otros ocho. Según han informado fuentes oficiales, los responsables serían miembros del Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK), que accionaron por control remoto los artefactos en la provincia de Agri, al suroeste de Turquía.

2005-06-23
LD (EFE) Yusuf Yavascan, gobernador de la provincia oriental de Agri, ha indicado que dos soldados murieron y otros cinco resultaron heridos al pasar el vehículo militar en el que viajaban por encima de una mina en la aldea de Yukari Toklu cuando realizaban una operación en la región. Además, un pastor que cuidaba a su rebaño en el pueblo de Diyadin pisó por accidente una mina y se encuentra gravemente herido.
 
En la provincia de Sirnak, una mina mató a un soldado mientras realizaba maniobras. En la misma área, otro artefacto similar dejaba heridos a un soldado y a dos suboficiales tras estallar.
 
El ejército turco ha culpado de todos estos atentados al PKK, que supuestamente acciona sus artefactos por control remoto cuando ven acercarse una patrulla militar. El PKK se alzó en armas en 1984 por la autodeterminación de una región en la que viven doce millones de kurdos turcos, y comenzó una guerra no declarada que causó 35.000 muertos y terminó con la captura de su líder, Abdulá Ocalan en 1999.
 
En ese año, el PKK declaró un alto el fuego unilateral y replegó a sus militantes a las regiones kurdas del vecino Irak. Sin embargo, el año pasado el grupo proscrito anunció la vuelta a las armas, y en los últimos meses se han producido numerosos atentados contra las tropas turcas en la región.