¿Quién es Patxi López?

Cayetano González

¿Qué méritos acumula para aspirar a liderar el partido fundado por el genuino Pablo Iglesias?

2017-01-16

Francisco Javier López Álvarez (Baracaldo, Vizcaya, 1959), más conocido como Patxi López, ha dado el primer golpe en el tablero de las primarias que el PSOE celebrará en mayo para elegir nuevo secretario general. Es obvio que este paso de López, alentado y dirigido por el tándem Rubalcaba-Ares, tiene como objetivo principal acabar, políticamente hablando, con Pedro Sánchez, convencidos los poderes fácticos del PSOE del peligro que tendría una vuelta de este al frente del partido, al que ya dejó bastante maltrecho.

Pero ¿quién es Patxi López? Y, sobre todo, ¿qué méritos acumula para aspirar a liderar el partido fundado por el genuino Pablo Iglesias? En el Madrid político y mediático –que es una manera de referirse a los conciliábulos, desayunos, cenas y tertulias capitalinos– es muy frecuente ensalzar o vituperar a los personajes que aparecen en el horizonte político en base a unas primeras impresiones, normalmente superficiales, pero que sirven para emitir un dictamen.

En el caso de López, goza de una imagen de persona seria, tolerante, respetada dentro y fuera de su partido. A su favor juega el hecho de haber hecho política en el País Vasco durante unos años muy duros a causa del terrorismo de ETA. Sobre todo, se destaca el hecho de que fue el primer lehendakari no nacionalista: gracias al apoyo gratuito del PP vasco, alcanzó en el 2009 el sillón de Ajuria-Enea. Incluso sus más incondicionales le señalan, junto a Zapatero y Rubalcaba, como uno de los principales artífices de que ETA anunciara en octubre de 2011 el cese definitivo de lo que ellos llamaron "actividad armada".

Lo que sus aduladores omiten es que su paso por la Lehendakaritza fue un tiempo perdido por alguien que desde el constitucionalismo tendría que haber aprovechado para acabar con algunos de los excesos cometidos por el PNV en la construcción del régimen nacionalista durante los veintinueve años anteriores en que había estado gobernando el País Vasco, algunos de ellos en coalición con el PSE.

Tampoco recuerdan los que ensalzan la figura política de López la abyecta reunión que mantuvo en julio de 2006 con la entonces ilegalizada Batasuna, con el único propósito de apuntalar el proceso de negociación política con ETA que estaba llevando a cabo Zapatero, y en el que López fue una pieza esencial. Como tampoco recuerdan el comportamiento indigno que tuvo el día en que ETA asesinó, a cuarenta y ocho horas de las elecciones generales de marzo de 2008, al concejal del PSE de Mondragón Isaías Carrasco, cuando echó literalmente de la capilla ardiente al líder de la oposición y del PP, Mariano Rajoy, que junto a la entonces presidenta del PP vasco, María San Gil, había ido a acompañar a los familiares del concejal asesinado y a los dirigentes del PSE y se encontraron con el exabrupto de López: "¿Qué hacéis vosotros aquí? Idos porque no sois bien recibidos".

López ha sido siempre lo que se denomina en términos coloquiales un aparatero. Hijo de un histórico dirigente del socialismo vasco, Lalo López Albizu, vio de niño, en los últimos años del franquismo, desfilar por su casa a personajes como Ramón Rubial, Felipe González, Alfonso Guerra o Nicolás Redondo Urbieta. Desde muy joven –a los 19 años ya fue diputado en el Congreso, abandonando en el primer curso la carrera de Ingeniería, que estaba haciendo en Bilbao–, ha estado en la política y en la cocina de su partido. Se hizo con la Secretaría General del PSE en 2002, cuando Felipe González, Cebrián y Prisa se cargaron a Nicolás Redondo Terreros por el entendimiento que había mostrado con el PP y con Jaime Mayor en las elecciones vascas de 2001.

Sin entrar a juzgar la idoneidad o no de López para asumir el liderazgo del PSOE, es bueno que se conozcan todos los rasgos y comportamientos de su trayectoria, también los que puedan resultar más controvertidos para su figura, o que pongan en evidencia que no es oro todo lo que reluce en alguien que aspira a dirigir el PSOE a partir de junio.