Imagen, ambición, ¿alguna idea?

Federico Jiménez Losantos

Federico Jiménez Losantos | 2002-06-08
Como operación de imagen, la candidatura de Suárez Illana ha tenido o está teniendo el éxito que cabía prever y un poco más. Apabullante en las televisiones como apabullante será su seguimiento en los medios audiovisuales, escritos y digitales, o sea, en Internet. Bono ha dominado en La Mancha (le falta Guadalajara) con resultados cada vez más apretados gracias a su buen manejo de los medios (singularmente la COPE) y a cierta mano izquierda en sectores productivos manchegos que no están descontentos con su política. Ahora está en la etapa de “gallina vieja hace buen caldo”. Pero es una gallina muy escaldada. Lo de la salida de La Mancha para no volver pero volviendo es un punto flaco de su discurso que Aznar ha empezado a explotar y que debe de ser el filón del candidato Suárez... Illana. Si lo hace con perseverancia y sin aspavientos, calará, porque es verdad.

Nuevas ambiciones o “una nueva ambición” para Castilla-La Mancha es un buen eslogan que podría funcionar. Racionalmente, la base de voto del PP es fuerte, en las generales le gana al PSOE y en los nuevos votantes autonómicos debe de haber más de un cinco por ciento, por lo que la distancia Suárez-Bono, podría anularse o invertirse a favor del novato gracias a los votantes novatos: “un candidato nuevo para el voto nuevo”, he ahí otro eslógan gratis. O idea-fuerza, como dicen los publicitarios de la política, exagerando.

Sin embargo, además de imagen, ambición y, por supuesto, ilusión, estaría bien que este Suárez Illana del PP o, mejor aún, el PP de Suárez Illana, si existe tal, nos sorprendiera con alguna idea. Un par de proyectos, un par de conceptos y dos o tres frases para acompañar la foto podrían contribuir a la sorpresa. Y nunca estorban en el zurrón electoral. La ilusión es un gran motor político, qué duda cabe, pero si además hay argumentos y fuste personal, mejor que mejor.

En fin, que el "Proyecto Suárez Illana" es arriesgado pero la campaña promete. La seguiremos con todo interés. Intelectual, por supuesto. De los otros intereses, otros se ocupan ya.