Cubanos legales, inmigrantes ideales

Federico Jiménez Losantos

Federico Jiménez Losantos | 2002-03-12
Además de las razones morales por las que España debería acoger a todos los cubanos que consiguen salir de la cárcel –antes Isla– de Cuba, hay una razón de tipo técnico que, si nuestros cancerberos políticos carecen de sensibilidad humana y política, debería persuadirles: el cubano es el modelo ideal de inmigrante que necesita España. Todos los elementos que pueden favorecer la integración en nuestro país de los inmigrantes y sus hijos se dan en los cubanos: hablan un precioso español, gratísimo al oído; suelen ser católicos, con alguna superstición africana, de forma que comparten no sólo religión sino superstición con los españoles; suelen tener un buen nivel cultural y educativo, con lo que pueden acceder a esas plazas de trabajadores cualificados que tanto cuesta cubrir; no tienen ningún problema de escolarización; y, por si eso fuera poco, como viene sucediendo desde mucho antes y mucho después de la independencia, resultan arrolladoramente atractivos como pareja sentimental e incluso matrimonial para los españoles de ambos sexos.

Hay un elemento negativo desde el punto de vista laboral: han nacido y crecido en un régimen comunista y, por lo tanto, carecen de buenas costumbres en el trabajo. Toda la Europa del Este, Alemania incluída, prueba la gravedad de esta herencia. Pero hay otro elemento que lo puede contrarrestar: muchos son descendientes de la gran emigración que, tras la Independencia, llevó a cientos de miles de españoles a Cuba, con la intención no confesada públicamente por las autoridades pero real de “blanquear” la Isla. En muchos casos, pues, los inmigrantes cubanos que llegan a Barajas son españoles de tercera o cuarta generación y eso refuerza aún más –si fueran escasos– sus vínculos con España y lo español, incluídas acaso las buenas costumbres laborales que gallegos, asturianos o canarios llevaron a la Siempre Fiel. Lo único que necesitan los cubanos en España es legalización. De ellos sí que puede decirse que vuelven a casa.


© www.libertaddigital.com 2002
Todos los derechos reservados

Titulares de Libertad Digital
Suscríbase ahora para recibir nuestros titulares cómodamente cada mañana en su correo electrónico. Le contamos lo que necesita saber para estar al día.