El 0,015% de credibilidad política

Federico Jiménez Losantos

Federico Jiménez Losantos | 2001-10-29
En una de las argumentaciones intelectualmente más pobres y políticamente desvergonzadas que se recuerdan en el Parlamento, el vicepresidente Económico ha pretendido quitarle importancia al caso Gescartera diciendo que el monto de la estafa es sólo el 0,015% del ahorro nacional. Ya sabemos, pues, que para el señor Rato miles o decenas de miles de millones robados a los ciudadanos a través de una sociedad de valores absolutamente legal y presuntamente controlada por las instituciones pertinentes del Estado no son gran cosa. Apenas unos decimales en las macrocifras de la economía nacional.

Se ve que el señor Rato se empeña en recordarnos que él siempre ha sido rico, pero incluso para él o para sus empresas, dieciocho mil millones son bastante dinero. Y no digamos si en realidad son setenta u ochenta mil millones en dinero negro, evadido a Hacienda, los que realmente han volado camino de paraísos fiscales. En su calidad de ministro de Hacienda hasta el 2000, de Economía desde 1996 hasta la fecha y de vicepresidente Económico, ayer y hoy, Rato es responsable de lo que ha hecho y no ha hecho la CNMV y de lo que ha hecho y no ha hecho la Agencia Tributaria. Pero es que, además, Camacho no ha actuado solo: el secretario de Estado de Hacienda y la presidenta de la CNMV, sin olvidar al ex-vicepresidente de la misma, han colaborado activa o pasivamente en esta estafa. Y eso, por lo visto, sólo le plantea a Rato problemas de comparación con las cifras del ahorro nacional o con otras irregularidades o estafas en el mundo anglosajón. Ninguna comparación consigo mismo, con la probidad que debe tener y aparentar la máxima autoridad económica, con la credibilidad que Rodrigo Rato debe tener ante la opinión pública para seguir en sus cargos.

Pues bien, desde lo que ha dicho conocer sobre Gescartera y lo que ha dicho no conocer, que es absolutamente todo, la credibilidad política (y no sólo política) de Rato ha quedado al mismo nivel que la estafa de Gescartera en relación con el total del ahorro nacional: un 0,015%. Si eso le parece a Rato suficiente para seguir en la vicepresidencia Económica, es señal de que se ha devaluado mucho, incluso en su propia opinión. Si después de un caso como Gescartera, un ministro del PSOE como Solchaga hubiera pretendido seguir en su puesto, Rato, el de la oposición, lo habría tasado en mucho menos. Y habría acertado.