Rivera pide una reunión "urgente" a Sánchez y Moncloa responde que le llamará hoy

Mariano Alonso

El Gobierno rebaja la interlocución solicitada por Rivera por "carta urgente". Sánchez llamará primero a Iglesias y Casado; a Rivera, a las 12:30.

Ketty Garat | Mariano Alonso | 2019-09-17

Los primeros movimientos no anticipan una interlocución sincera sino un tanteo de dos posibles interlocutores que siguen pensando en clave electoral. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, puso hoy letra a la música de su movimiento político de último minuto solicitando una reunión vía carta urgente al presidente del Gobierno; Pedro Sánchez le contestó con un 'ya te llamo yo' en forma de ronda de contactos telefónicos esta misma mañana y en el que Sánchez deja a Rivera para el último lugar.

Rivera hizo este anuncio en El programa de Ana Rosa informando de que le ha enviado una "carta urgente" a Sánchez pidiéndole "que nos veamos": "Si Sánchez dice que las condiciones que le ponemos se cumplen, lo que tiene que hacer es ponerlas encima de la mesa, firmarlas y cumplirlas, porque no se están cumpliendo. Hay tiempo, a pesar de que se ha perdido mucho tiempo".

En la misiva, según informan fuentes de Ciudadanos, queda muy claro que el eventual acuerdo con el presidente del Gobierno en funciones es una "solución de Estado" que sólo se llevaría a cabo tras la "firma de los tres compromisos". En concreto, y como anunció Rivera el lunes, "romper el acuerdo con Geroa Bai y Podemos en Navarra" para negociar un acuerdo con Navarra Suma; "Establecer una mesa de trabajo" para volver a aplicar el artículo 155 en Cataluña y un tercer compromiso para mantener la impuestos de los Presupuestos vigentes, los pactados en su día por el Gobierno de Mariano Rajoy con Ciudadanos.

Rivera ha dicho que "Sánchez nos ha llevado al límite" y que, "ante esa tesitura y un bloqueo electoral que nos va a costar 175 millones de euros y un país paralizado seis meses más, en Cs pensamos que hay que moverse y que tenemos que intentar evitar las elecciones y poner el país en marcha".

Sánchez abre una ronda de llamadas

Fuentes de Moncloa respondieron posteriormente al ofrecimiento con la comunicación de una ronda de llamadas del presidente del Gobierno en funciones a partir de las 11:00 horas. Sánchez comenzará por conversar con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y continuará con el líder del PP, Pablo Casado, a las 12:00, y de Ciudadanos, Albert Rivera, a las 12:30.

Las citadas fuentes gubernamentales explican que el compromiso del presidente en funciones es "abrir una legislatura sin necesidad de ir a elecciones y disponer de un Gobierno estable, que es lo que necesita España". Sin embargo, esta supuesta ronda de contactos telefónicos no parece pretender un acercamiento con Rivera, a quien deja en el último lugar pese a haber sido el artífice del último movimiento político, y rebaja considerablemente la reunión bilateral y presencial pretendida por el líder de Ciudadanos.

Llamada a Iglesias

En la primera de las conversaciones con Pablo Iglesias, PSOE y Podemos han pactado un comunicado idéntico y conjunto en el que explican que Sánchez le ha preguntado a Iglesias por la decisión final del grupo confederal sobre una eventual nueva investidura. En respuesta, Iglesias la ha transmitido que mantendrían la abstención salvo que el PSOE aceptara un gobierno de coalición.

Pero añaden que "en caso de un eventual acuerdo entre PSOE y Ciudadanos, Iglesias ha trasladado que el grupo confederal valoraría el contenido de dicho acuerdo para decidir su voto final". Y concluye el texto: "El Presidente en funciones le ha transmitido a Iglesias que le informará regularmente de los asuntos de Estado".

El PSOE: "Vamos a elecciones"

De hecho, ya hay en el PSOE quien se atreve a verbalizar públicamente que el escenario sigue siendo el de la repetición electoral. Ha sido el alcalde de Valladolid y portavoz de la Ejecutiva Federal, Óscar Puente, quien dijo este martes tener "la sensación de que Rivera está más intentando evitar una debacle electoral que ir en serio con la formación de gobierno". Puente calificó el movimiento de Rivera de "oferta a la desesperada de Rivera que evidencia que ha perdido el rumbo y abandonado el sentido común".

Por contra, el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha valorado el "cambio de posición" de Ciudadanos al ofrecer una abstención a la investidura de Pedro Sánchez y se ha abierto a que el presidente en funciones se vea con Albert Rivera para discutir este escenario, si se trata de una oferta "sincera". "Lo de ayer indica que hay tema para hablar. El presidente siempre está dispuesto a hablar, si esto es una cuestión sincera y real no hay ningún problema en abordarlo", ha declarado Ábalos en una entrevista concedida a RNE y recogida por Europa Press.

En RNE, Ábalos ha reiterado que las exigencias que señala la formación naranja para abstenerse en una investidura de Sánchez ya se cumplen: "Las condiciones que plantean se dan, no debería haber ningún problema para que facilitaran un gobierno que ponga punto final a la incertidumbre a la que estamos".

Con todo, Ábalos ha valorado positivamente el giro de Ciudadanos ya que hasta ahora "no había planteado más que la negación". "Asume que es parte del bloqueo y las condiciones se cumplen perfectamente", ha recalcado.

Acepta los "votos gratis" de Podemos

Por otro lado, preguntado por si el PSOE aceptaría los votos de Podemos "gratis" en una investidura, sin llegar a un acuerdo de legislatura previo, Ábalos no ha rechazado esta posibilidad. "Si nos apoyan, claro que sí, ¿cómo vamos a rechazar un apoyo?", ha señalado.

"Si manifiestan que nos van a apoyar, obviamente aceptaremos ese apoyo. Gratuito no es un término que favorezca la consideración, pero lo que importa es un apoyo afirmativo", ha admitido Ábalos, después de que el PSOE haya insistido en las últimas semanas que no iría a la investidura si no cerraba antes un acuerdo con el partido de Pablo Iglesias.

En todo caso, el también secretario de Organización socialista ha apelado a la responsabilidad de ambos, Ciudadanos y Podemos, para que uno no bloqueé la investidura y el otro apoye un gobierno progresista.

Y ante el mandato del rey Felipe VI, que este martes decidirá si encarga la formación de gobierno a algún candidato tras la ronda con los partidos, Ábalos ha explicado que no tiene sentido una investidura que no vaya a ser exitosa. "No hace falta que nadie vaya a una ceremonia de fracaso. Se plantea cuando tiene visos de prosperar, nadie candidata a nadie para mandarlo directamente al fracaso", ha zanjado.