Un heredero universal y un gran olvidado: así queda el testamento de Camilo Sesto

La revista Semana ha tenido acceso al testamento de Camilo Sesto. Camilín es el heredero universal de sus bienes y propiedades.

Chic | 2019-09-25

Antes de fallecer y ante las señales que le daba su delicado estado de salud, Camilo Sesto preparó su testamento con su administrador, amigo y hombre de confianza Cristóbal Hueto en una notaría de Torrelodones. Fue el notario Benito Martín Ortega el encargado de rubricar el documento que acredita la última voluntad del artista.

La revista Semana ha tenido acceso al texto. En él, el artista pidió que Hueto se ocupara de todo tras su fallecimiento. "Sería el filtro de las visitas que pudiera recibir en el hospital o en su casa si se diera la circunstancia de que su estado no le permitiera, aún estando vivo, tomar tal decisión", explica el escrito.

El contenido del testamento confirma que su único hijo, Camilo Blanes, es el heredero universal de sus bienes y propiedades, pero con una salvedad: se nombra albacea a Cristóbal Hueto, la persona en la que el mítico artista más confiaba. No obstante, el artista decidió no dejarle nada. "Al ser único heredero, Cristóbal no tendrá que tomar decisión alguna en su función de albacea. Todo es para Camilo".

Cuatro propiedades

En las sociedades que pertenecían al artista antes de su muerte hay un efectivo de 170.000 euros. En sus cuentas personales, algo más de 1,2 millones de euros, más de 300.000 euros en fondos de inversión y una cantidad similar que puede aparecer tras la correspondiente investigación que deberá realizar la parte interesada. En total, un efectivo cercano a los 2 millones de euros.

Además existen cuatro propiedades inmobiliarias. La casa de Torrelodones donde vivía el artista, en la que pasó la mayor parte de su vida y donde se encuentran gran parte de sus pertenencias. Otra parcela de 2.500 metros cuadrados en la misma urbanización, un chalet con su correspondiente terreno en La Chopera de Las Rozas, muy cercana a las anteriores, y una casa en Marbella donde solía veranear Camilo Sesto.

Cabe destacar que los éxitos musicales del cantante siguen generando beneficio. Trimestralmente recibe liquidaciones en torno a los 50.000 euros, lo que supone una suma de 200.00 euros anuales. La revista recuerda que las cifras se van a disparar porque las ventas y descargas de su música están en alza tras su fallecimiento.

También tienen un gran valor sus objetos personales, desde discos de oro, sus cuadros, las letras de sus canciones de su puño y letra, así como el vestuario de los momentos clave de su vida.